Investigadores cordobeses usarán animales nativos y harán cruzamientos con razas de alto rendimiento de origen europeo y asiático.


Docentes investigadores del Laboratorio de Producción Equina de la Universidad Nacional de Río Cuarto realizan un trabajo científico para el desarrollo de un modelo productivo con miras a la comercialización de leche de burra para consumo humano como paliativo para los niños que sufren de alergia a las proteínas de leche de vaca.

Quieren generar desde la Universidad un polo de transferencia tecnológica para los campesinos de áreas marginales de la zona árida y semiárida de Córdoba, Catamarca y Formosa, a las que podrían sumarse otras regiones.

La leche de estas hembras de la familia de los équidos posee una composición muy semejante a la humana, la más parecida de los animales domésticos.

Es un producto de alta calidad y se destaca por su tolerabilidad, palatabilidad, adecuada concentración de nutrientes y su gran cantidad de compuestos bioactivos.

“Esta es la mejor opción natural que hay en el mundo”, subraya Luis Losinno, médico veterinario, doctor en Ciencia Animal y director del Laboratorio de Biotecnología Animal, del Departamento de Producción Animal, de la Facultad de Agronomía y Veterinaria.

Este viernes viaja a China, país que destinará un millón de dólares para un trabajo científico internacional.

Son 42 investigadores de cinco universidades que son financiados por el gigante asiático.

La leche de burra ha demostrado alta eficiencia .

En esta oportunidad, el investigador local realizará en los laboratorios chinos un experimento preliminar, consistente en “sexar” espermatozoides de burro e inseminar burras, además de congelar semen “sexado”.

El interés chino en este tipo de producción láctea se centra en que tienen 11 millones de burros, mientras que en Argentina hay 200 mil.

Ellos consumen leche de burra desde hace 3 mil años. Es parte de su cultura. Hay leche a disposición de los consumidores, tetrabrik o botellitas.

La leche de burra ha demostrado alta eficiencia .

Para ellos es una medicina. Y tienen una inmensa tradición en cuanto a la ingesta de esta leche. Además, producen péptidos -le sacan a la leche principios activos- y se los venden a la industria cosmética humana.

Según datos de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica publicados este año, la alergia a la proteína de leche de vaca provoca siete mil nuevos casos por año en el país, el triple de lo que se registraba una década atrás.

“Nuestra transferencia va a ser desde lo productivo, es decir, cómo hacer para producir, no sólo en Córdoba, sino también en otras provincias argentinas de áreas semiáridas”, precisó el docente de la UNRC, profesor asociado de las cátedras de Producción Equina I y II de Agronomía y Veterinaria.

A partir de un convenio marco entre la UNRC y la China Agricultural University, desde 2014, el Laboratorio de Producción Equina viene estudiando los burros de manera sistemática y forma parte de un programa de trabajo conjunto de investigación internacional con las universidades de Pisa (Italia); Barcelona (España); El Cairo (Egipto) y Beijing (China), dirigido desde la UNRC.

Este proyecto apunta a eficientizar la producción de leche de burra.

En Argentina hay sólo un tambo, que se encuentra en Catamarca y que, a su vez, tiene una subsidiaria en Santa Fe. Poseen pocos animales, diez en el primero y cinco en el segundo.

El de Catamarca produce leche para consumo humano, pasteurizada y congelada. Toda la producción se vende.

Y el de Santa Fe usa la leche de burra para cosmética humana.

La UNRC tiene un convenio con esta empresa, llamada El Pichanal, un establecimiento de cría de ganado caprino y asnal; y elaboración de productos de leche de cabra y de burra.

Es una finca láctea, cuyo dueño es un veterinario, que tiene una empresa familiar de cosmética en Santa Fe.

Y la primera transferencia tecnológica se va a hacer allí. sistemático, además de realizar análisis de calidad y bromatológicos.

Fuente: ​Deolinda Abatedaga y Freddy Dutra. Prensa Universidad Nacional de Río Cuarto




Comentarios