El gobierno del Chaco, legisladores, la Fundación Escuela de Vida y la Editorial Tifloluz, elevaron un proyecto para que el Juzgado Electoral de la provincia confeccione y oficialice boletas en braille y escritura macrotipo. El mismo apunta a que quienes tengan discapacidades visuales puedan participar de las elecciones de forma autónoma.

El diputado Nicolás Slimel, uno de los impulsores del proyecto, aseveró que estas medidas buscan “aportar en términos de calidad ciudadana a la inclusión de personas ciegas, a la hora de emitir su sufragio”.

Por su parte Bittel comentó que la idea es que “haya ejemplares de este tipo en todos los centros de votación, para los electores que deseen hacer uso del cuarto oscuro accesible previsto, en el artículo 76 inciso e) de la Ley Electoral”.

En sintonía con lo anterior, Adela Acosta, de la Fundación Escuela de Vida, explicó que se trata “no solo el carácter inclusivo ‘amplio, pleno y democrático’ de esta inquietud, sino la contribución de la misma a la transparencia de la total integración cívica de los disminuidos visuales”.

“Hasta aquí las autoridades de escuela acompañaban al votante ciego y le contaban cada una de las opciones impresas, debiendo este confiar en la buena fe de estas personas. De aprobarse estas modificatorias tendrán plena independencia y el acto, total transparencia”, enunció Acosta.

Por su parte, Cinthia Vega, una persona no vidente, se refirió al equipo encabezado por Slimel, quienes “interpretaron rápidamente la necesidad de este mejoramiento reglamentario y su gran utilidad”. Dicho esto, Vega afirmó que “existen en la provincia más de 9000 personas ciegas en edad de votar, la medida es de vanguardia”, a la vez que mencionó la existencia de medidas parecidas en España y la provincia de Córdoba.