Los sindicatos docentes Atech, Sadop y Utre Ctera solicitaron al Gobierno de Chaco suspender las clases presenciales ante la situación causada por la segunda ola de COVID-19. En este contexto, Carlos Cuevas, secretario general de Utre Ctera, aseguró que el pedido se hizo en forma pública y que tendrá su presentación formal en Casa de Gobierno.

Al referirse al tópico, Cuevas insistió en que el pedido de cese de actividades presenciales es para “aquellos puntos o lugares donde el COVID-19 está causando más estragos por el término de 15 días aproximadamente”.

Respecto a las medidas de sanidad en las escuelas, el gremialista comentó que “dentro de la escuela no existen problemas mayores, pues allí los docentes buscan todos los mecanismos para que las burbujas o grupos de alumnos sean lo más eficientes posible con respecto a los cuidados, al uso del barbijo, al distanciamiento”.

Sin embargo, el secretario general contrastó que “el problema es que la escuela no es una isla, los chicos no van en helicóptero a las escuelas, sino en transporte público, sobre todo en los centros urbanos de mayor importancia donde hay desplazamiento”.

“Van, tienen contacto, y todos los días se arman y se desarman esas burbujas, porque no sabemos en qué condiciones viene el chico o si en la familia o en el barrio, en el lugar donde estuvo hubo contagios”, añadió el sindicalista.

El funcionario gremial expresó: “esto es una preocupación que CTERA va a plantear, y también lo plantean nuestros compañeros en Corrientes, en la provincia de Buenos Aires, y también en CABA, donde está más alto el índice de contagios”. Dicho esto, agregó que “no podemos esperar, porque las clases se pueden recuperar, la vida no.15 días no es nada”.

Vacunación docente

Al mismo tiempo, Cuevas habló de la suspensión de vacunación para el sector educativo. “Nos preocupan los chicos, pero también nuestros profesores, sobre todo ahora que se paró de vacunar a docentes”, dijo.

“Estamos pidiendo explicaciones: ¿Por qué se paró la vacunación? En principio nos dijeron que no había dosis, pero sabemos que están llegando nuevas vacunas Sinopharm”, añadió a la vez que mencionó que estas son las mismas vacunas que se usaron en la campaña de vacunación para docentes hasta que ésta se detuvo.

El gobernador de la provincia, Jorge Milton Capitanich, explicó la decisión de dejar de vacunar a profesores hace unos días: “cuando no se podía aplicar Sinopharm para mayores de 60 años, se optó por personal docente, pero hoy está autorizado para este primer sector”. Dicho esto, indicó que la prioridad es la población anciana según lo estipuló el consejo de vacunación.