Un grupo de gremialistas estaban bloqueando la salida del depósito de una empresa chaqueña de bebidas y alimentos, evitando que los camiones salgan a trabajar. Frente a esta situación, el dueño los echó revoleándole las sillas.

El hecho ocurrió en la capital de Chaco, Resistencia. Los sindicalistas estaban sentados en el portón de ingreso al depósito de la compañía Don Sendo cuando el propietario de la misma, Enzo Meuci, logró que uno de los camiones saliera del lugar.

El dueño de la empresa abrió el portón y le dijo al chofer que avance. El conductor se negó, pues iba a atropellar a los manifestantes, que estaban sentados a la salida y negados a moverse.

Sin paciencia, Meuci arremetió contra los gremialistas: levantó a uno de su silla y comenzó a revoleársela a todos los de su alrededor. Unos segundos después volvieron a bloquear el paso. El conductor no movió el vehículo por miedo a golpear a alguien con el camión y, frente a la resistencia de los miembros del sindicato, el dueño optó por enfrentarlos nuevamente.

Más allá de los innumerables insultos y amenazas que recibió, nada lo detuvo a que liberara el paso. “¡Pasalos por arriba!”, le gritó al chofer, quien se negó otra vez, entonces Meuci le pidió que se bajara y fue él quien terminó sacando el vehículo del lugar mientras los manifestantes lo maldecían y grababan.

El dueño de Don Sendo acusó al Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas (SUTIAGA) de querer asumir representación sindical de sus empleados, actualmente afiliados al gremio de Comercio, según detalló La Nación.

Empresario pyme echó a sindicalistas que bloqueaban la puesta de su planta. Foto: Captura de video

“Es la misma modalidad que utiliza Camioneros, usan la extorsión y el apriete”, indicó el empresario. Aseguró que son una pequeña empresa familiar con unas 100 familias que dependen de la compañía, con lo cual, necesitan trabajar.

Luego Meuci aseveró: “Para nosotros es una situación muy difícil, vinieron de un día para el otro y bloquearon sin ningún motivo. Los gastos que venimos soportando, más la pandemia, los impuestos, sumado a esto, es una locura”.

Anteriormente les habían pedido que no bloquearan la salida, recurrieron a la Justicia, intervino la jueza y el fiscal, pero al cabo de unos días los manifestantes se volvieron a presentar en el lugar. Ahora están en una tregua de tres días.