El gobernador chaqueño hizo un fuerte respaldo a la iniciativa oficial. Destacó la presencia multipartidaria y la decisión de mostrar un país serio y unido tras un objetivo.


Tras participar de la reunión convocada por el presidente de la Nación, Alberto Fernández en la Residencia de Olivos, el gobernador de Chaco Jorge Capitanich dio un fuerte respaldo a la iniciativa oficial, en una conferencia de prensa realizada en la Casa de Gobierno, tras su regreso de la ciudad de Buenos Aires. Además de fundamentar su posición anticipó que la Provincia también trabajará en un esquema para reestructurar su deuda, en consonancia con el posicionamiento nacional.

El mandatario chaqueño destacó la “enorme posibilidad de generar un fuerte consenso desde hoy que frene de una buena vez, la sucesión de crisis de endeudamientos que tuvo, salvo en el período 2003 – 2015 donde se mantuvo una fuerte política de desendeudamiento. Hemos asistido a un encuentro extraordinario en esta convocatoria del presidente Alberto Fernández, con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner , el presidente de la Cámara de Diputados, los titulares de todos los Bloques políticos del Congreso y la totalidad de los gobernadores del país, sin distinción de identidad partidaria”.

Capitanich se mostró agradecido con el gesto del presidente de recordar un fragmento de la charla que sobre esta reestructuración tuvieron el pasado fin de semana. “Creo que la propuesta es sensata, seria, razonable y aunque hay un plazo de 20 días para que los acreedores acepten o no, el ministro Martín Guzmán ya ha logrado gestos claros de respaldo por parte de los líderes mundiales del G7 y del G 20. El país está diciendo que va apagar cuando pueda recuperar su capacidad de pago. Lo cual es mostrar seriedad frente a la obligación”.

Como se sabe, el Gobierno argentino propuso empezar a pagarles la deuda a los bonistas en tres años con una quita del 62 por ciento en los intereses y con una quita del 5,4% en el capital. Desde el vamos con esto hay un ahorro de 3.600 millones de dólares de ahorro de capital. “Esto se entiende claramente presentable, porque el FMI predecía un crecimiento de la economía mundial para el año 2020 y ahora está trabajando con guarismos de caídas abruptas en todo el mundo, incluyendo economías muy poderosas como Italia, México, Estados Unidos, España. La situación de la pandemia ha generado una caída abrupta y por eso está claro que Argentina no puede pagar en las condiciones que fueran gestados estos compromisos”, refirió el gobernador chaqueño.

Capitanich planteó además que “el ministro ha sido franco con los acreedores en que nuestro país tuvo recurrencia de crisis de endeudamiento, salvo durante el ciclo iniciado por Néstor Kirchner en 2003, que se sostuvo 12 años. Lamentablemente, a partir de 2015 el Gobierno de Mauricio Macri tuvo un irresponsable manejo que generó un sobreendeudamiento que ha llevado al país a esta situación actual, agravada por supuesto por los efectos de la recesión asociada a la pandemia de coronavirus. La enorme y abrupta caída económica debe servir como punto de partida, con este fuerte consenso que ha generado el presidente Alberto Fernández para iniciar un nuevo tiempo, con políticas serias que vayan generando un desendeudamiento sostenido. Estamos en las condiciones ideales para que esta crisis sea el punto de partida para ello”.




Comentarios