El Hospital Perrando, cabecera del sistema de salud del Chaco, recibió 10 nuevos respiradores enviados por Nación. El aporte incluyó materiales e instrumentos para el personal de atención.


La ministra de Salud Paola Benítez entregó los 10 nuevos respiradores enviados por la cartera sanitaria nacional al hospital regional “Julio C. Perrando” de Resistencia. Estos equipos se suman al servicio de terapia intensiva para atender a los posibles casos de afecciones respiratorias por coronavirus (COVID-19). El centro asistencial también cuenta con stock reforzado de insumos y herramientas para garantizar la atención del público en las distintas prestaciones del hospital. “Hemos recibido estos 10 respiradores con monitores multiparamétricos que nos ayudan a reforzar el servicio de terapia intensiva ante casos de COVID-19 y actualmente contamos con unas 28 camas con respiradores, de los cuales unas siete camas se encuentran sectorizadas para COVID-19”, explicó la directora del hospital “Julio C. Perrando”, Nancy Trejo.

El material recibido adquiere gran importancia para reforzar el servicio de terapia intensiva ante el posible aumento de le la demanda originado por la emergencia sanitaria del Coronavirus. También se recibió nuevo stock de materiales e insumos necesarios para garantizar la higiene y la atención tanto del personal sanitario como de los pacientes. “También ayer hemos recibido un nuevo refuerzo de stock de insumos provenientes de la Dirección de Emergencia Nacional por lo que contamos con todos los materiales necesarios para poder realizar las atenciones para todas las patologías específicas”, señaló la profesional de la salud.

Estos equipos se suman al servicio de terapia intensiva para atender a los posibles casos de afecciones respiratorias por coronavirus (COVID-19).

En el mismo hospital, avanzan las obras de refuncionalización de otros sectores con el objetivo de sumar otras 52 camas para la atención comunitaria. En tanto avanza la construcción del nuevo hospital modular que sumará unas 80 camas de atención de emergencias por COVID-19, con un total de 28 camas de internación con igual número de respiradores de monitores multiparamétricos, boxes de aislamiento y aparatología necesaria para realizar las óptimas prestaciones de los pacientes.

Este miércoles, además, el hospital Perrando estableció un consultorio de febriles, destinado a consultas por coronavirus que atiende de 8 a 20 y se encuentra sectorizado dentro del edificio. Allí, ante los casos de infecciones respiratorias agudas, es el médico quien debe examinar y determinar si hubo un nexo epidemiológico o si tiene síntomas de COVID-19.




Comentarios