El ex secretario general de la Conadu explica la paulatina pero progresiva disminución del presupuesto destinado para las universidades.


El ex secretario general de la Conadu, Pedro Sanllorenti, en diálogo con Radio Facundo Quiroga, habló sobre los recortes presupuestarios que están sufriendo las universidades. “La situación es muy grave”. Explicó que “los presupuestos deben medirse en dólares o en porcentajes del PBI, no en montos en pesos porque la inflación aumenta los números pero limita la capacidad de acción”. “Es una realidad que el PBI está disminuyendo y si también se achica el monto entregado a las universidades es doble el recorte”. El informe que presentamos detalla que el presupuesto va quedando solo para pagar salarios y no para utilidades insumos o infraestructura”. La situación es que si el presupuesto para 2020, que se presentará en septiembre, trae más ajuste va a ser casi imposible tener operatividad.

En su informe, se detalla que el presupuesto se retrajo un 15% durante la gestión de Mauricio Macri por la inflación, pero si no se amplían los fondos previstos ¿el ajuste acumulado puede llegar a 72%? “Sí, porque lo que hay que tener en cuenta que es lo que ocurre con el valor de nuestro peso, porque a medida que se acumulan los años, uno puede hacer distintas maneras de presentar un informe presupuestario, en el cual una de ellas es hacerlo en moneda constante, ejemplo, atarlo al valor del dólar, aunque de esa manera los números serian peores todavía. Sin embargo aquí, lo que me parece más interesante remarcar, que cualquiera puede entender fácil, es que el presupuesto universitario ha ido paulatinamente bajando como porcentaje del Producto Bruto. En general, el presupuesto de educación, que estaba en el 6% en el 2015, ha ido descendiendo y en paralelo el presupuesto universitario que en ese momento rondaba alrededor del 0,85%, también ha ido descendiendo, y encima también la economía disminuyó, ¿esto qué quiere decir? Que el Producto Bruto es menor con cada año que pasa, incluyendo este, lo que implica que el ajuste es muy significativo a lo largo del tiempo, en estos tres años y medio. Y encima, nosotros estamos viendo que pronto, quizá el 15 de septiembre, que es lo que debe ocurrir todos los años, se va a elevar a la nación el proyecto de presupuesto para el 2020, ese presupuesto lo eleva el ministerio de economía actual, y se aprueba en diciembre, y habrá que ver si se aprueba con la Cámara vieja, o la nueva del próximo gobierno en función de lo que pase en las elecciones.”

¿Entonces el temor está en que este presupuesto que se aprobaría el último mes de este año fuese mucho más ajustado que el de años anteriores? “Exactamente, habrá que ver en función de las elecciones de octubre, esto se acomoda, y habrá un Congreso que diga que haya un presupuesto distinto o no, por lo que hay que estar atento a lo que se diga el 15 de septiembre que será donde un poder ejecutivo baja las cartas y señale como va a usar los recursos del Estado durante el siguiente año.”




Comentarios