El Intendente de Gancedo, Alberto Carlos Korovaichuk, habló de ayuda local para evitar el robo de meteoritos.


Alberto Carlos Korovaichuk ,intendente de Gancedo, en comunicación con Radio Facundo Quiroga manifestó su indignación por la sustracción de dos piezas de la reserva natural en la localidad que gobierna. “Creo que es gente local que ayuda a personas de afuera para llevar nuestro patrimonio”, dijo. Pidió más infraestructura para controlar la zona y celeridad en la investigación policial.

Meteorito del Campo del Cielo (DestinoNea)

Tras el robo en el parque provincial, en un diario local el intendente hace mención a la participación de paraguayos en los robos: “Ellos llevan décadas entrando con detectores de metales, vienen, alquilan una casa, buscan los meteoritos y se los van llevando. En la película “El color que cayó del cielo” se muestra como hay meteoritos para rematar en Japón, Canadá y en muchas partes del mundo.”

Entrada al Parque Campo del Cielo (facundoquiroga.com)

“Venimos denunciando desde siempre el robo de nuestro patrimonio nacional, pero la Justicia no cubre la protección de los meteoritos. Esta vez fueron tres personas y se llevaron dos piezas, y la vidriera tiene 400 piezas, lo que me lleva a pensar que se llevaron más cosas de lo que dice la versión oficial, y en este caso particular creo que son gente de la zona. Por eso yo invito a la gente que venga a conocer Campo del Cielo, para que vean lo grande que es el parque, y sepan que no podemos controlar toda la región con los recursos que tenemos. Necesitaríamos cámaras, saber quién entra y sale. Estuvimos conversando con Turismo, para encontrar la solución más atractiva pero que permita conservar los valores del parque.”

Meteorito de 30 toneladas siendo extraído para su preservación (Diario El Provincial)

“En nuestro país la venta de meteoritos está prohibido, y siempre está el temor de que alguien con intención de “hacerse la América” robe otra parte de nuestro patrimonio nacional y lo dañe en el proceso. La policía y los que investigan la zona saben de dónde vienen los ladrones, y uno les pide y les pide que denuncien, pero no se puede controlar la ambición de las personas”.

“Tenemos de 10 a 30 mil visitantes por año, y venimos peleando 16 años por esto. Nosotros pasamos cada tres o cuatro meses para limpiar, y cada vez que llegamos encontramos huecos por todos lados, porque la gente de la zona aprovecha para pasar el detector de metales una vez limpio el terreno, y encuentra piezas. Son 80 km de largo y 15 km de ancho en distintos terrenos, porque donde pegó un meteorito puede haber alrededor de 100 piezas.”



Comentarios