Aseguraron que la situación es crítica y que el temporal invernal no se daba desde hace más de 20 años.


El ministro de Agricultura, Ganadería e Industria, Leandro Cavaco indicó que es critica la situación en las regiones afectadas por el temporal invernal que no se daba desde hace 20 años atrás, aún no se estima el número posible de pérdidas en la Meseta y se tendrá certeza sobre la mortandad de animales, una vez que se pueda terminar de recorrer los campos.

La emergencia se decretó por un año, plazo que permitirá la posibilidad de proyectar estrategias que pudieran sostenerse en el tiempo.

El ganado más frecuente que se encuentra son chivas y ovejas que son el principal recurso de los pequeños productores de la zona y los pobladores de Cushamen.

“Están organizados dentro de las comunidades originarias y cada uno subsiste o vive de esta actividad. Lamentablemente ya veníamos de una plaga de tucura el verano pasado, que generó que el ganado ya esté con una mala nutrición y en consecuencia llegaban mal a este momento”, dijo.

El temporal terminó complicando mucho más la situación. Ante la ausencia de pasto tapado por las nevadas, se sumo el frío que terminó generando mortandad y pérdidas en todo el ganado y por eso, la situación es compleja”. Al cuantificar las pérdidas, Cavaco expresó: “Podemos hacer estimaciones pero la realidad la vamos a saber dentro de un mes o un mes y medio cuando se pueda terminar de recorrer los campos y se pueda ver el impacto. Hoy no se puede determinar con certeza qué pérdida de ganado hubo”. Resaltó que “ya hemos llegado con una carga de 6 mil metros cúbicos de leña además de una cantidad que se había enviado para reforzar el plan Calor. Ahora enviamos 1.000 fardos de pasto que es lo que más se necesita para que los productores alimenten al ganado que ha podido salvar y evitar que el impacto sea mayor”, sostuvo.

Estamos trabajando con los jefes comunales; las comunidades originarias y los productores para establecer realmente los porcentajes de pérdida de los vientres. Nos permitirá generar un plan de recuperación intensivo para lo cual nos ayudará el plan de emergencia agropecuaria desde la Dirección Nacional de Emergencias dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca”.

Muchos animales se vieron afectados por las intensas nevadas.

La emergencia se decretó por un año, plazo que permitirá la posibilidad de proyectar estrategias que pudieran sostenerse en el tiempo.

“Con algunos fondos frescos hay un trabajo que tenemos por delante. Tratamos de contribuir al mantenimiento de lo que está quedando y de acá en más pensar en una recuperación fuerte. Aprovecharemos para generar algún programa permanente para aumentar la cantidad de cabezas de ganado y el stock de animales porque esto mejorará la calidad de vida de las personas que habitan estos lugares”, manifestaron.




Comentarios