Aseguró que el ataque tiene que ver con su lucha contra el narcotráfico en Chubut.


El jefe de gabinete provincial, Federico Massoni aseguró que no tiene “ninguna duda de que se trató de un mensaje narco” el ataque a balazos del vehículo oficial que tiene asignado por el gobierno de la provincia. Además consideró que fue una “señal para amedrentar”.

El funcionario, en diálogo con Télam, sostuvo que “el hallazgo de las perforaciones se produjo el lunes a la noche, pero tranquilamente pudo haber sido antes y no me di cuenta porque uno sube por el lado del conductor y quizá haya estado transitando con la camioneta baleada sin darme cuenta”.

Los balazos se produjeron entre el sábado a la mañana y el lunes por la tarde, ya que el ministro no se encontraba durante el fin de semana largo en el barrio Covitre de Trelew, donde tiene su domicilio particular y fue Alejandro Jofré, el chofer asignado (custodio policial) quien se dio cuenta de los impactos.

“El chofer fue a buscar el vehículo a pedido mío el lunes para llevárselo y retomar la actividad el martes, una vez terminado el fin de semana largo y fue ahí cuando se dio cuenta, pero no necesariamente pudo ser en las horas previas”, describió el funcionario.

Massoni agregó: “Estuve recibiendo mensajes intimidatorios casi desde que asumí, a través de las redes sociales y generalmente con perfiles falsos, y como tengo tantas cosas que hacer no le di mucha importancia y lo adjudiqué a gajes del oficio, pero puede haber una conexión entre lo que ocurrió y las amenazas por lo que se investiga por ese lado”.

La camioneta de Massoni recibió siete impactos de bala mientras estaba estacionada en su casa de Trelew.

La camioneta tiene impactos de proyectiles de calibre .22. El vehículo es una Nissan Frontier de color blanco y del relevamiento efectuado a los vecinos en la cuadra donde reside el ministro, los consultados aseguran no haber escuchado disparos, por lo que se sospecha que la descarga fue en otro lugar.

El ministro coordinador de Gabinete del Chubut agregó que tiene a su cargo “la parte de Seguridad, y provengo además del ministerio de Gobierno, donde dimos importantes golpes al narcotráfico, el último con la detención de un vehículo, durante un operativo en el que yo mismo participé, donde se incautaron 17 kilos de droga”.

En esa misma línea de razonamiento el funcionario desvinculó los balazos del conflicto que mantienen con los sindicatos estatales que están protagonizando una protesta que mantiene paralizada a la provincia desde hace un mes. “Con los sindicalistas tenemos diferencias, discutimos, a veces levantamos el tono de voz, pero jamás me imagino de parte de ellos una cosa así, por lo que descarto que provenga desde ese ámbito”, aseguró.

Reconoció que “una situación como esta claro que me produce problemas de tipo personal” en referencia a que “esto deriva en un reproche de mi esposa y mi grupo sobre la actividad que desarrollo como funcionario público, que también lo expone a ellos, pero es mi tarea y lo hago porque no quiero que mi hijo sea víctima el día de mañana de estas bandas”.





Comentarios