El secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rafaela, Marcelo Lombardo, adelantó que podrían volver a cobrar multas por la falta de uso de barbijo en Rafaela. Al mismo tiempo, admitió que “la lluvia fue una aliada” para que se respeten las restricciones impuestas por el gobierno nacional.

“Un hecho negativo en donde vemos necesario resaltar es la ausencia del uso del barbijo. Vemos que en los fines de semana, el uso es prácticamente nulo. Estamos analizando estrategias para comprometer a la comunidad a que lo utilicen. Hay otras estrategias para convencer a la población de que utilicen los barbijos en estos tiempos de la pandemia. Tenemos herramientas sancionatorias si no se usan. Será un elemento a usar si no hay un acompañamiento responsable”, dijo Lombardo.

El decreto 50.523, firmado por el Intendente Luis Castellano el 15 de abril del 2020, deja expreso el uso obligatorio de barbijo no quirúrgico, tapabocas y/o máscara protectora, con carácter preventivo y social, para todas las personas que circulen por la ciudad de Rafaela, quedando exceptuadas de tal obligación, únicamente aquellas comprendidas en el colectivo de trastorno del espectro autista y las que por motivos de salud, debidamente justificados, tengan contraindicado su uso.

Esto fue ratificado por la ordenanza 5178, que determinó 8 días después, determinó “será sancionado con una pena de multa que podrán fijarse entre cinco (5) y treinta (30) Unidades de Multas de las previstas en la parte especial del Código de Faltas”.

Cada UM son 15 litros de nafta super de la YPF del ACA. Esto implica que la multa es de entre $6.630 y $39.780.

La lluvia, una aliada

Lombardo indicó que hubo un cumplimiento de las restricciones nocturnas, pero admitió que “Tuvimos una aliada importante en la lluvia. Ayudó que la movilidad disminuya por este motivo. Igualmente, hubo controles importantes el sábado. Hubo denuncias por fiestas clandestinas: a veces no corresponde con la realidad, porque solo son algunos chicos escuchando música a volumen. Lo que sí encontramos una fiesta de 15″, situación que se vio reflejada en las redes sociales. .

En cuanto al domingo, que tuvo un mejor clima, notaron un importante movimiento en la vera de la ruta 34 y en la zona de quintas. “Más allá del impacto visual que genera, se respeta el número y el distanciamiento y más transitabilidad. Lo mismo pasó en el encuentro de bochófilo, en donde hubo actividad, pero con menos concurrencia”, completó.