La jueza de la Investigación Penal Preparatoria, Dra. Cristina Fortunato, decidió que CMR, de 29 años, quedara detenido en prisión preventiva por el plazo de 60 días. Así lo resolvió luego de que la fiscal Favia Burella lo acusara de “tentativa de homicidio doblemente calificado (por violencia de género –femicidio– y por relación de pareja), amenazas reiteradas, desobediencia de mandato judicial reiterado, violación de domicilio y daño”.

Las características de lo ocurrido son similares al femicidio que se nacionalizó este miércoles, en Villa La Angostura. Pero, en este caso, fue a las 11 de la mañana del sábado, en Francia al 3.000, en el barrio Monseñor Zazpe de Rafaela, el imputado llegó al lugar en moto, se bajó y “empuñando una cuchilla de 30 centímetros de largo, amenazó de muerte a la víctima”, relató Burella en su acusación.

La mujer comenzó a correr para escapar del peligro y en busca de ayuda”, indicó la funcionaria del Ministerio de la Acusación Pública. “Personal policial escuchó los gritos desesperados de la mujer –la subcomisaría 1° está en inmediaciones del lugar en el que fueron cometidos los ilícitos– y le dio la voz de alto al imputado. Sin embargo, el hombre no acató la orden”, remarcó Burella.

“El personal policial hizo una correcta evaluación del riesgo de lo que estaba ocurriendo y actuó de manera oportuna y eficaz”, destacó la fiscal y señaló que “para lograr que el imputado detenga su accionar, el jefe Gastón Eletti intervino personalmente y efectuó tres disparos con escopeta reglamentaria con cartuchos antitumulto, cuyos perdigones impactaron en la pierna izquierda del imputado”.

Burella también añadió que “con su accionar, el hombre investigado desobedeció un mandato judicial vigente que fue renovado por el Juzgado de Primera Instancia de Distrito Nº 5 de Familia el 28 de diciembre del año pasado en el que se le ordena el cese en todo acto u omisión que implique hostigamiento respecto de su expareja”.

Más violencia

Burella explicó que “el mismo imputado es investigado por otros dos hechos ocurridos en el lugar de trabajo de la víctima en horas de la noche del jueves 3 y del sábado 19 de diciembre del año pasado, respectivamente”.

“En la primera oportunidad, el hombre ingresó al lugar forzando la puerta de ingreso y, al advertir que la víctima intentaba solicitar auxilio utilizando un teléfono celular, le amenazó de muerte y le propinó un golpe de puño a la pantalla del dispositivo, lo que ocasionó su rotura”, recordó.

“En la segunda ocasión, intentó ingresar al inmueble y, ante la resistencia de la víctima, golpeó un vidrio de la puerta de ingreso y lo rompió”, puntualizó la fiscal.

Finalmente, Burella concluyó que “con el accionar descripto en estos dos hechos, el imputado desobedeció el primer mandato judicial de prohibición de acercamiento respecto de la víctima, que había sido impuesto el 19 de agosto de 2020 por el Juzgado de Primera Instancia de Distrito Nº 5 de Familia”.