Este jueves, un grupo de padres autoconvocados pidieron por el regreso a las aulas a partir del año próximo, con los protocolos correspondientes. Anticiparon que habrá futuras actividades.

De acuerdo a lo informado, Padres Organizados surgió en Buenos Aires y se fue replicando en todo el país. Incluso, a partir de este movimiento, han tenido llamados de Sunchales y de Esperanza, para que también se pueda concretar allí. “Tiene como prioridad absoluta el derecho de educación de niños, niñas y adolescentes. Somos un grupo de padres pacíficos, informados, respetuosos y sin pertenencia partidaria alguna. Movilizados por la profunda convicción de la necesidad de actuar ya por el futuro de nuestros niños y de nuestro país”, indicó Evangelina Schmit.

Entre los principales puntos, solicitan:

1.- Elaboración e Implementación de un proyecto que asegure el inicio de clases en las Escuelas, en todos los niveles.

2.- Elaboración de Protocolos de Higiene y Funcionamiento compatible con las realidades de cada establecimiento educativo de la ciudad.

3.- Elaboración y planeamiento anticipado de medidas conducentes a garantizar la continuidad de las clases presenciales de manera segura, ante eventuales contagios.

Pidieron que tanto el intendente como los concejales se hagan eco del reclamo: “los necesitamos de nuestro lado”, afirmaron.

Actualmente, todos los niños, niñas y adolescentes, manifiestan un déficit de aprendizaje, no solo pedagógico, sino social y emocional, que se dan en forma física, con pares. La licenciada en psicología, Valeria Barbero, integrante de la comisión de salud mental, hizo uso de la palabra, sobre el impacto emocional subjetivo en niños y adolescentes por no asistir a la escuela.

También leyeron un resumen de un documento realizado por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). En su parte principal, remarcaron que “los datos publicados hasta ahora, señalan de manera contundente, que la población pediátrica no es el gran transmisor de la infección viral. La evidencia a nivel internacional, sugiere que la reapertura de las escuelas es segura en comunidades con baja transmisión del SARS-COV2. Es fundamental, que las escuelas abran de la forma más segura y rápida posible, para reanudar las clases presenciales. Se deben cumplir todas las recomendaciones para proteger salud, seguridad y bienestar de alumnos, maestros y todo el personal”, indicaron.