Tamara Meschller tiene 23 años. Pero a su corta edad, tiene una larga trayectoria y capacidad musical. De hecho, quedó seleccionada entre los ocho mejores participantes de un curso para dirigir una orquesta en México DF.

En septiembre viajará a tierra azteca: “Quedé seleccionada para participar de manera activa en un curso internacional de Dirección Orquestal en la ciudad de México con la Orquesta Sinfónica Carlos Chávez. El curso está dictado por el Maestro Enrique Arturo Diemecke (mexicano) que actualmente es el Director de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires del Teatro Colón”, contó.

“Hace unos días me comunicaron que quedé seleccionada para trabajar de manera activa. Esto quiere decir, ensayar con la orquesta durante una semana y dirigir en el concierto final. Es una alegría para mí haber sido seleccionada entre 8 lugares. Remarco mi orgullo de haberme formado en instituciones públicas siempre y tener el privilegio de hacer mi licenciatura en una universidad pública de renombre como lo es la UNL”, dijo. Allí estudia la Licenciatura en Dirección Orquestal en el Instituto Superior de Música.

“En el año 2018, mi profesor Juan Rodríguez me dio la oportunidad de participar en una MasterClass con el Maestro Diemecke así que conocía un poco su manera de trabajar y por eso no dudé en inscribirme a este curso que tiene mucho peso para la carrera de un director”, dijo.

Tamara es egresada de la Carrera de Violín en la Escuela Municipal de Música “Remo Pignoni”, le queda un breve trayecto para graduarse en la Carrera de Flauta Traversa, en la misma institución.

“Para la postulación presenté mi currículum, 3 videos dirigiendo en concierto, y 3 cartas de recomendación: una de mi profesor Juan Rodríguez, otra del director del Instituto Superior de Música de la UNL donde estudio y la última de Roxana Mondino, directora de la Escuela Municipal de Música Remo Pignoni de Rafaela”; comentó Meschller.

“Agradezco el apoyo incondicional de mi familia para poder hacer lo que amo y también a Roxana Mondino que no dudó en hacer la carta de recomendación, quien confió en mí y me permitió volver a la Escuela de Música donde me formé como violinista y flautista, ya como profesora de esas cátedras”, completó.