El INTA Rafaela midió 43°C a las 16 de la tarde de este miércoles. Quizás sea un récord. Poco importa: aún quedan otros tres días de esta ola de calor que hace imposible soportar esta situación.

Desde las 11 de la mañana, Rafaela sufrió más de 40°C. De hecho, llegando a las 18, todavía no había bajado esa marca.

Por otra parte, el Aeródromo Rafaelino marcó su segunda marca histórica en dos días: primero fueron 39.9 el martes y ahora, 41.1°C este miércoles.

En ese contexto, la EPE sufrió una serie de desperfectos que dejaron a varios barrios de la ciudad sin luz. Cuando el calor era insufrible y buscar un ventilador o un aire acondicionado era imprescindible. A las 14 se informó que estaban fuera de servicio los distribuidores 4 y 9 y alimentadores 11 y 12, “afectando gran parte de la ciudad”. Veinte minutos después, quedaba solamente un distruibuidor, el de calle Cortazar, fuera de servicio.

Pero minutos más tarde, quedó fuera de servicio el distribuidor Aristóbulo del Valle, afectando los barrios Central Córdoba, Mosconi y Fátima. Para las 15, esta situación también estaba normalizada.

Mientras tanto, en varios barrios notificaron bajones de tensión.

Cuando todo parecía haber pasado, Aguas Santafesinas comunicó que “Debido a la reparación de la cañería de vinculación de las perforaciones que alimentan la planta potabilizadora Sur se registrará baja presión del servicio hasta las 21 aproximadamente. Luego podría registrarse turbiedad”. Pero, a esa hora, avisó que “Los trabajos en curso demandarán un par de horas más de lo previsto inicialmente. Luego en forma paulatina se irán recuperando en el transcurso de la noche los niveles de prestación”.