Esta mañana, se anunció que se creará una unidad de terapia intensiva infantil en el Hospital “Dr. Jaime Ferré” de Rafaela. La misma tendrá 6 camas (5 más una de aislamiento).

Desde hace cuatro semanas, el personal se está capacitando en el Hospital “Orlando Alassia” de Santa Fe y cuando termine su instrucción, se pondrá operativa esta UTI. Se estima que será “en breve”. Trabajarán inicialmente 25 personas, aunque lo ideal sería que haya 35.

En una conferencia de prensa en donde participaron el director del Hospital, Dr. Diego Lanzotti, la dra. Sonia Peirano (encargada del área de pediatría) y el subsecretario de Salud, Martín Racca (quien fuera Jefe de Guardias en el efector público) destacaron que desde Santa Fe hacia el norte, no hay terapia intensiva pediátrica.

“Es una terapia intensiva inespecífica”, dijo Sonia Peirano, dejando en claro que los casos no permitirán mucha complicación (se van a usar médicos de personas adultas) y en esos casos, seguirán viajando al Alassia. Pero Racca aclaró que se terminará con “la enorme angustia que significaba un traslado, porque cuando te lo podían recibir en el Hospital de Niños, no tenías o el médico o la ambulancia”.

Los detalles de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica

La información emanada desde la Dirección de Salud de la provincia indica lo siguiente:

“Desde hace 4 semanas, en el marco de la disminución de casos de COVID19, la Dirección del Hospital Rafaela y la Comisión Ejecutiva del SAMCo, establecieron como prioridad el desarrollo de procesos de atención no covid.

Analizando las necesidades, se priorizó trabajar distintas acciones inherentes a la Medicina Crítica, por lo que las autoridades del SAMCo, Dirección del Hospital, Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe, la Región de Salud y la Subsecretaría de Salud de la Municipalidad de Rafaela, han acordado iniciar una capacitación polimodal y reconversión de un área del Hospital para la atención de complejidad pediátrica. Esto indica que en un corto plazo el Hospital Dr. Jaime Ferré cuente con una Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP).

La categorización de las UCIP depende de la complejidad y la característica asistencial de los establecimientos dónde se diseñan, en el caso de Rafaela, se trataría de una UCIP de nivel 2 o de moderado riesgo. Permitiría la internación de pacientes pediátricos (de 1 mes hasta 14 años) que se encuentren en estado crítico actual o inminente, con posibilidades de recuperación parcial o total; que requieran para su supervivencia de servicios integrales de atención médica y de enfermería en forma permanente y constante, además de equipos e instrumental que aseguren el adecuado control del tratamiento de los niños. Utilizando los mismos criterios de tratamiento que los centros de complejidad específica, coordinando con ellos los niveles de atención.

En cuanto a los recursos humanos afectados al funcionamiento de esta nueva unidad, comenzamos a trabajar desde hace 3 semanas en la capacitación. Esto significó – en una primera etapa - trasladar a más de 20 enfermeras/os para estudiar y trabajar con casos pediátricos en el Hospital de Niños Orlando Allassia durante dos meses completos. La siguiente instancia prevista es la del grupo de kinesiólogos y nutricionistas, con el mismo objetivo. El intercambio también comprende el arribo a la ciudad de instructores del Ministerio de Salud y Hospital Alassia para capacitar (teoría y simulación) a más de 40 personas. Empezando a conectar en la próxima etapa a los planteles de imagenología y terapia.

Respecto a lo edilicio, se reacondicionó y reformuló un sector del Hospital Dr. Jaime Ferré de Rafaela, ya dispuesto como terapia intensiva, para convertirlo en Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, con todos los elementos físicos y tecnológicos que la distinguen de una de adultos, además de adaptar las instalaciones con personal propio de mantenimiento y bioingeniería.

El trabajo es arduo, sin embargo, la respuesta del personal es excelente, con la convicción de afrontar la solución de una necesidad histórica de la comunidad y la región. Esta primera etapa representa la capacitación teórico-práctica y en breve la preparación física estará lista. Luego se comenzará con la prueba en vacío – es decir, de prueba de equipamiento con simulación, sin pacientes -, para pasar a formar una unidad inicial que vaya creciendo según la capacidad de nuestros profesionales.

La división de enfermería, las áreas de kinesiología, nutrición, terapia de adultos, pediatría, mantenimiento, bioingeniería, 107, guardia, compras y suministros, tesorería, laboratorio y en general, todas los sectores del Hospital, han tomado el compromiso de llevar este proyecto, vital para Rafaela y la Región, con el máximo esfuerzo.