El Ministerio de Trabajo dictó este lunes la conciliación obligatoria en el conflicto por reclamos salariales que enfrenta a la Asociación Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA), que a la 0 de este mismo día había iniciado un paro general de 24 hora.

La conciliación obligatoria se hizo efectivo desde el mediodía del lunes. Y la autoridad nacional determinó que el sindicato y el Centro de la Industria Lechera (CIL) y la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas participen de una audiencia audiencia para las 11 del próximo viernes, informó la cartera laboral.

La organización gremial que lidera Héctor Ponce había convocado a la huelga luego de negar que los empresarios hayan otorgado en el año un aumento salarial del 73% y calificó a ese anuncio como "mentiroso y chamuyero".

La medida oficial fue decidida por Gabriela Marcello, directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, quien dijo que la audiencia del viernes será virtual.

La resolución regirá durante 15 días hábiles a partir desde el lunes en el conflicto entre el gremio y el CIL y la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas para impedir "el desabastecimiento de esos productos de consumo público".

"La patronal rehusó negociar paritarias en el contexto de la Ley 14.250, aunque ello tiene carácter alimentario, por lo que ante ese grave incumplimiento legal el gremio instrumentó los mecanismos constitucionales de protección del trabajo y responsabilizó por la situación y sus probables consecuencias al sector empleador", puntualizó el sindicato en un documento.

La Atilra había anunciado que no obstante el paro y, como excepción, procesaría durante la jornada la materia prima con la condición de que fuese donada a los sectores "necesitados y desprotegidos, en especial a la niñez", agregó.

"Nunca se produjo un aumento salarial del 73% en el año. La mejora fue del 2% para equiparar la inflación de 2018 y de un 53,8% para compensar la de 2019, cuando el aumento promedio de los lácteos fue superior al 90 por ciento. El 'chamuyo' de los industriales se contradice con los datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA)", señaló.

Según esos datos, por la cuarentena el consumo per cápita de lácteos creció casi 57 litros entre enero y abril de este año", concluyó la Atilra.