El médico oftalmólogo contó como fue su regreso al país, luego de estar varado en EEUU. "Tuve que comprar 9 pasajes aéreos", relató.


Paul Schvarzstein regresó el pasado 22 de abril de Miami, luego de haber pasado más de un mes en esa ciudad del sur de EEUU, sin poder regresar, con motivo del cierre de las fronteras. Estuvo junto a otros 38 profesionales pidiendo regresar al país.

Via Rafaela dialogó con el oftalmólogo, que participó la protesta de los médicos rafaelinos en apoyo de sus pares cordobeses. “Volví el 22 de abril, en un viaje humanitario, en un vuelo de Copa, desde Miami. Lamentablemente, fue una odisea. Fue muy doloroso ver gente en el aeropuerto, ver chicos o familias que no pudieron tener pasajes o uno de los 200 lugares que había para regresar”.

“Uno puede disfrutar de estar bien, de haber cumplido con la cuarentena obligatoria, de haber regresado a mis actividades laborales y de estar en casa. Pero no nos olvidamos de que todavía está allá. No solo profesionales de la salud, sino argentinos que fueron a estudiar, a pasear y que los atrapó la pandemia”, indicó.

“De los 38 que estábamos en contacto en La Florida, hemos regresado unos 25”, comentó. “Sólo pudieron regresar aquellos que tienen el ticket del vuelo programado. Y eso es algo inconcebible: se debería organizar da tal forma que cualquier ticket de las líneas aéreas sirva. Ahí está el cuello de botella, porque no debería estar organizado así, sino en función de las vulnerabilidades. Así no existirían desigualdades”, dijo.

“Compré nueve ticket, de los cuales usé tres. Pero uno tiene la posibilidad económica de hacerlo. En la desesperación, pagás cualquier cosa con la tarjeta de crédito. Pero hay gente que no lo puede hacer, que no puede pagar mil y pico de dólares. Entonces, tiene que esperar que la línea aérea de la que tiene el ticket, organice un vuelo para poder regresar. Sino, tiene que seguir varado”, completó. 




Comentarios