Un nuevo escándalo se desató en el Concejo Municipal de Rafaela, luego de que bloque de concejales del PJ (Jorge Muriel, Brenda Vimo y Juan Senn) presentaran un proyecto de resolución en donde toman los resultados de una auditoría realizada en 2018. Ingresa este jueves y se empezará a analizar en comisión desde el lunes próximo.

En ese año, el presidente del Concejo, Raúl "Lalo" Bonino realizó un viaje a Uruguay. Para ello, se autorizó a sí mismo unos $20.000 en concepto de viáticos (que nunca se gastaron). Como consecuencia de la reprimenda pública y política que tuvo ese episodio, decidió hacer una auditoría externa de su gestión, a lo largo de ese 2018.

Se contrataron a dos profesionales (Federico Volken y Fabián Marengo) para realizarla. Los resultados se presentaron el 23 de octubre de 2019 y el dictamen se publicó en la web en diciembre pasado. Pero tomaron relevancia en las últimas horas.

Lo que detectaron fue "la falta de un procedimiento escrito y puesto en marcha" y que "se rige por usos y costumbres" que "conlleva a errores graves, falta de orden, deslindades de responsabilidad y falta de información para la toma de decisiones".

También se dice textualmente que "Es fundamental perfeccionar de modo urgente la confección y presentación de la 'ejecución presupuestaria'. Para esto es necesario mejorar los procedimientos y todos los asientos contables, además de una auditoría externa anual para cada ejecución". Vale destacar que el Concejo Municipal cuenta con una contadora. 

Hasta donde pudo averiguar Vía Rafaela, del procedimiento de auditoría habían participado todas las autoridades, es decir, además de Bonino, Jorge Muriel (PJ-Vicepresidente 1°) y Lisandro Mársico (PDP-FPCyS - Vicepresidente 2°). Pero ninguno de los otros 7 concejales tuvo acceso al detalle de la auditoría externa.

En diálogo con FM Galena, Brenda Vimo, que asumió en diciembre pasado, reclamó toda la auditoría. "El informe plantea muchísimas irregularidades: quien solicita el gasto es el mismo que lo autoriza, no hay claridad en las firmas, los sellos están borrosos, retiro informal de cheques, etc. No hay criterios para sacar viáticos. Hay un mal manejo de la caja chica", indican.

Además, se analizaron 254 legajos. De ellos, el 30 por ciento no tenía firma autorizando la erogación, el 40% no tiene un recibo del proveedor por el pago realizado y el 15% no tiene órdenes de compra (la mayoría por costos de telefonía e internet.

Bonino: "estoy sorprendido"

"Estoy sorprendido de esto porque de todo el proceso de auditoría formaron parte tanto Jorge Muriel como Lisandro Marsico. Queríamos detectar un estado de situación sobre cómo se gastaba el dinero en el Concejo desde hacía años y modificarlo", dijo a FM Galena.

"A partir de eso hemos eliminado la utilización de los cheques, instalamos un sistema de expedientes, incorporamos un sistema de digitalización de los pedidos de compras, se modificaron los procesos, y se creó un registro de proveedores", agregó.

"Estoy sorprendido. Jorge Muriel siempre dijo que esto no era en contra de nadie, sino mejorar los procesos", indicó y destacó "esta es la primera vez que dentro de la administración pública rafaelina se hace una auditoría externa, porque no la hace el Ejecutivo. Estoy tranquilo para dar las explicaciones correspondientes, porque no hay nada que esconder. Sabíamos que íbamos a encontrar grandes errores, pero había que tener un punto de partida para mejorar", completó.