Paola vive desde hace 9 años en Texas con César y sus hijas Ángela (14) y Agustina (11) y contó a Vía sus vivencias en épocas de pandemia.


Paola desde hace 9 años está radicada junto a su esposo César y sus hijas Ángela de 14 años y Agustina de 11 en Estados Unidos. La familia vive en Katy, Texas, y para Vía Punta Alta cuenta cómo llevan adelante la vida en tiempos de Coronavirus.

“Desde el 6 de marzo, estamos de vacaciones de primavera y nosotros como mucha gente nos fuimos de vacaciones. A simple vista parece un poco inconsciente, pero en ese momento no tenía la dimensión que tiene ahora. Parece que de un día para el otro abrieron los ojos”, cuenta desde su casa.

Lectura en castellano y actividades en familia, otro de los pasatiempos

“Al regreso, y aun estando de vacaciones todos los que viajamos nos quedamos en nuestras casas. Estamos en cuarentena voluntaria”.

Sobre la vida cotidiana contó: “Ahora por ordenanza los gimnasios están cerrados , los servicios gastronómicos tienen delivery y solo se puede comer al paso. Las clases se van a reanudar el 13 de abril, se extendió el plazo original”.

En relación a los tiempos escolares dijo que sus hijas van a un colegio público y que el sistema previó las clases on line y las escuelas abren para retirar las viandas.

Las nenas por hacer galletitas de una receta del teléfono, contó Paola

La vida social y laboral de los adultos desde hace días se reducen al trabajo de casa o Home Office, término que se hizo popular en medio de la pandemia, para aquellos que pueden hacerlo así. Además casi no hay reuniones sociales y las misas se suspendieron hasta nuevo aviso.

Paola es agente de Bienes Raíces y ve afectado su trabajo ​​”se cancelaron momentáneamente todos los Open House (casa abierta). Cuando tenes casas a la venta para q la gente vaya a verlas, pero nuestra asociación acaba de prohibirlas, otra restricción desde mi punto de vista necesaria”

El grupo familiar en casa todo el tiempo hace que se generen nuevas rutinas. “Acá hacemos de todo un poco, gimnasia los 4 juntos, una hora y media de estudio todos los días, lectura. Rompecabezas gigantes, juegos de mesa. FaceTime con amigos y familia y, salimos todo lo que podemos al patio”, relató a Vía.

Armar rompecabezas gigantes es uno de los pasatiempos en la cuarentena obligatoria

Sobre Argentina no dudó en afirmar: “Tenemos miedo de lo que pase, veo que a pesar de las primeras restricciones quiso ir a lugares turِísticos y pienso que hay descerebrados, creen que no hay tanto peligro y hacen ‘boludeces’’, define en tono 100% argento.

Sobre las medidas en el país opinó: “Mejor q sea así y que todos nos quedemos adentro así esto deja de propagarse o al menos disminuye”.




Comentarios