En horas de la madrugada de la jornada de ayer, una patrulla del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional X en el barrio Fátima de la ciudad de Posadas, interceptó a un muchacho en presunta actitud sospechosa y cuando intentaron su arresto, se resistió con insultos y golpes.

El sospechoso se negó a responder preguntas de los policías para justificar su presencia en el lugar. “No tengo por qué contestar nada, ustedes son pobres policías”. Lejos de calmarse ante el pedido de los efectivos de bajar la voz y respetar a la autoridad, los insultó y comenzó a arrojarles puñetazos y patadas.

“Cuídense porque si me detienen, cuando salga le voy a prender fuego su comando y eso no es nada, van a perder su trabajo por el abuso que están haciendo”, dijo el enfurecido muchacho.

Un joven fue detenido por violencia hacia la autoridad en Posadas.

El violento fue reducido y esposado y se lo trasladó a la comisaría jurisdiccional por “lesiones leves, amenazas y resistencia a la autoridad”. Los policías sufrieron lesiones leves en manos y piernas.