La ciclista misionera Paula Quirós, quien ya se encuentra clasificada para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, postergados a causa de la pandemia por el coronavirus, dio positivo en un control antidoping y fue suspendida por la Unión Ciclista Internacional (UCI).

La deportista reveló que su exentrenador, Ignacio Gili, le confesó que le inyectó eritropoyetina, más conocido como EPO, pero sin su consentimiento, por lo que ya prepara su descargo ante la UCI para tratar de revertir la sanción, que la dejaría fuera de la cita olímpica, reprogramada para el 2021.

"Lo más seguro es que me suspendan y hay que esperar que sea mínimo, pero va depender del tribunal y pierdo todo, los resultados, becas, todo… no puedo ir a ninguna carrera, nada", relató la misionera a un medio local.

Mientras espera que su descargo ayude a mejorar su situación, Quirós sigue con su puesta a punto en el Centro Provincial de Alto Rendimiento Deportivo en Posadas, bajo las órdenes de Miguel Seró.