Ya dejó Misiones la combi en la que viaja Rita Schmidt junto a su hijo Julio (30) y otros 7 alemanes. La misionera inició un viaje de 10.522 kilómetros a Frankfurt donde volverá a abrazar a sus hijas de Rosita de 13 y Roxana de 8 años y a su esposo Ibrahim Kirbas.

El mate, con una de sus hijas en Alemania, acompaña siempre a Rita Schmit. (Gentileza Sra Schmit)

En Alemania también vive otro de sus hijos, Enrique, un electricista matriculado de 23 años. Ella pasó los 75 días de cuarentena gestionando un viaje de regreso. Lo que más le dolía era que no la incluyeran en viajes de repatriados y que sus hijas menores sufrieron su ausencia al punto de llorar cada día.

Dice Rita Schmit que trabajó mucho en su vida y que ahora piensa disfrutar con nuevos viajes, junto a su esposo alemán Ibrahim Kirbas.

Como publicó Misiones Online desde el inicio de su lucha pasó mucha angustia porque no pudo subir con otro hijo suyo, Julio (30) a ninguno de los anteriores 4 vuelos de repatriación de alemanes que Lufthansa hizo desde Ezeiza al país europeo.

El viaje de 9 alemanes desde Misiones a Ezeiza partió este miércoles desde Posadas. En el camino se sumaron más viajeros de nacionalidad alemana que volverán a su país en la noche de este martes. (Sra Schmit)

"Somos 9 (nueve) pasajeros, 2 personas mayores, 2 de mediana edad y los restantes jóvenes. Todavía no entablamos charlas. El ambiente es muy reservado", contó casi en forma telegráfica cuando viajaba a la altura de Ituzaingó. Más adelante, subieron otros dos pasajeros, que también serían alemanes.

Mañana a las 20,55 la máquina de Lufthansa que la llevará de regreso a los suyos, decolará desde Ezeiza. El viernes ya podrá abrazar a Rosita Kirbas Schmit (13), Roxana Kirbas Schmit (8) y a su marido Ibrahim Kirbas. La mujer viaja con su hijo Julio, de 30 años, quien cobra una pensión de Anses por discapacidad.

La ciudad donde vive Rita es Würtzburg, en Alemania, situada a 110 kilómetros de Frankfurt donde aterrizará el viernes su avión. Su familia irá a buscarla al aeropuerto de ese gran centro cultural e industrial alemán. También la espera Enrique Zavaleta Schmit, otro de sus cuatro hijos.

La viajera argentina, quien vino a Misiones a acompañar en su enfermedad a su padre Erico Schmit, ya no tiene otros parientes en San Pedro, donde nació. Agradeció la gestión de la cónsul alemana en Eldorado Renata Wachnitz, por la gestión que le permitió viajar. Erico quedó en Eldorado.

En esta noche del miércoles y madrugada del jueves, la combi en la que viaja la misionera ya pasó sin inconvenientes los controles ruteros de las policías de Misiones y de Corrientes, además de los retenes de Gendarmería Nacional.

Su partida se produjo este miércoles desde Posadas. En la capital misionera realizó trámites en Anses relacionados con su hijo Julio de 30 años. Se alojó en la capital misionera y esperó que pasara a buscarla la combi fletada por la cónsul Wachnitz de Eldorado.