Una bala que le habría disparado su propio hijo le atravesó la cabeza y dañó sus nervios ópticos. El joven mató a su madre con la misma arma.


El exintendente de Santiago de Liniers, Arnoldo Schoenfisch (59 años) herido en la cabeza de un balazo que habría disparado su hijo continúa estable, respira por sus propios medios, pero ha sufrido una lesión en sus nervios ópticos que le han causado ceguera, informó el Hospital Madariaga.

Su esposa Faustina Antúnez, de 56 años y madre del atacante, murió a causa de los disparos. Arnoldo continúa en grave estado en Posadas. Víctima de un balazo que le atravesó el cráneo de lado a lado, el exintendente padece una ceguera transitoria porque fueron afectados sus nervios ópticos de ambos lados.

El informe del hospital indica que “el masculino de 59 años de edad, derivado el 14/05 del Hospital de Eldorado por herida de arma de fuego transfixiante en cráneo, con compromiso de nervios ópticos”. Fue difundido hoy en las cuentas de Twitter y Facebook del hospital.

Agrega que “actualmente internado en Sala General, (se encuentra) lúcido, hemodinámicamente estable, respiración espontánea, amaurosis bilateral. En seguimiento conjunto con Servicio de Oftalmología. Pronóstico reservado”.

El joven Pablo Schoenfisch, acusado por el asesinato de su madre Faustina Antúnez (56 años) y de herir a su padre Arnoldo Schoenfisch (59 años), se abstuvo de declarar esta mañana ante el Juez que entiende en la causa.

El imputado se presentó ante el Juzgado de Instrucción 1 de Roberto Horacio Saldaña, formalizó los trámites judiciales de rigor, pero hizo uso del derecho que le asiste en negarse a prestar declaración testimonial. Está acusado de “homicidio calificado agravado por el vínculo e intento de homicidio””y seguirá detenido informó MisionesOnline.




Comentarios