Este sábado se llevó adelante un procedimiento en el barrio A 3-2, donde efectivos de la división Investigaciones de la Unidad Regional X secuestraron un celular denunciado como robado a una menor de 14 años.

Tras conocerse el caso, los encubiertos realizaron una serie de averiguaciones y operativos hasta que establecieron el lugar donde posiblemente se hallaría el aparato.

Por tal razón, fueron hasta un domicilio en donde dialogaron con una mujer a quien pusieron conocimiento de la intervención. Esta, alegó que su pareja adquirió un teléfono móvil días atrás y entonces, al saber su procedencia, lo entregó voluntariamente.

Seguidamente, el celular fue depositado en sede policial para posterior devolución a la damnificada.