La actual ciudad fue luego trasladada a la vecina orilla, donde está Encarnación, en busca de un suelo más saludable, porque la Laguna San José era pantanosa.


La capital de Misiones cumplió este miércoles 405 años desde su primera fundación el 25 de marzo de 1615 por el actual santo y entonces sacerdote jesuita Roque González de Santa Cruz.

Roque González, acompañado solamente por el niño Miguel D’Avila, fundó la reducción de Nuestra Señora de la Anunciación de Itapúa, la que a futuro se transformaría en la ciudad de Posadas, capital de la provincia de Misiones.

Más tarde debido a que encontraban poco salubre la zona de la Laguna San José, hoy bajo las aguas del Lago Yacyretá, mudaron la reducción a la otra orilla del Paraná. Hoy se levanta allí la ciudad Paraguaya de Encarnación.

El historiador y hombre de letras misionero Ángel Núñez advierte que esta ciudad tiene el raro privilegio de ser fundada por un santo: “Miguel D’Avila, vecino de Asunción, en certificación jurada dice que el Padre Roque González entró en el rio Paraná el año 1615 a predicar el Santo Evangelio a los indios. Llegando al puesto de Itapúa, dio principio a la reducción que hoy es llamada Nuestra Señora de la Anunciación de Itapúa”.

“Desde allí, la primera reducción española jesuítica fundada en territorio argentino iniciará una serie de fundaciones donde están incluidas: La Inmaculada Concepción del ibitiracuá (1619), San Nicolás del Piratiní (1626) y los importantes e imprescindibles trabajos previos a la fundación de la estratégica reducción de Los Tres Reyes de Yapeyú por el Padre Romero que fuera oficializada por el Provincial Mastrilli Durán, entre otras”.




Comentarios