Los médicos no encuentran explicación ante la desaparición del cáncer que afectaba al bebé de un año. Además, un donante anónimo puso el dinero para una prótesis que necesitaba Tiziano.


La madre del nene de año y medio que sufría de cáncer bilateral retinoblastoma, que le ocasionó la pérdida del ojo izquierdo, anunció una inesperada noticia, su hijo Tiziano venció la enfermedad de manera inexplicable.

Este tipo de cáncer suele afectar a ambos ojos y puede causar más de un tumor en cada ojo. El retinoblastoma esporádico ocurre cuando una mutación genética ocurre al principio de la infancia, generalmente después de cumplir 1 año y solo afecta a un ojo, aunque en este caso se extendió a ambos.

Tiziano y su mamá

El milagro

Desde el inicio de la enfermedad a sus dos meses, detectada en mayo del 2018, las noticias eran negativas. Alejandra Zdanovich, madre del nene, contó para Radio Libertad el calvario que vivió en todo este tiempo. “En julio del año pasado perdió su ojo izquierdo, en enero el cáncer estaba muy cerca del cerebro y estaba avanzando”.

Hace unas semanas fueron al control habitual de la enfermedad y sorpresivamente les indicaron que el cáncer había sido vencido. “Los médicos no encuentran explicación y si bien hicieron todo desde su ciencia y siempre nos apoyaron, pero es un milagro de Dios porque los médicos no encuentran explicación de que haya vencido el cáncer y no tenga secuelas”, afirmó.

Tiziano y su mamá

Aunque Tiziano siempre deberá estar pendiente de la enfermedad al ser un paciente oncológico, las buenas noticias empezaron a llegar a la vida de esta familia que no solo vio afectada la salud del pequeño de la casa, sino que el costoso tratamiento, sumado a la pérdida de trabajo de Alejandra hacían más complicado el panorama.

Entre otras necesidades del nene estaba la urgencia de una prótesis cuyo valor ascendía a los miles de pesos. La madre de Tiziano agradeció a las personas que colaboraron. ”Siempre hay gente de buen corazón y la óptica Spinelli lo vio a Tiziano en su momento e incluso la dueña se ofreció a comprar la prótesis pero por recomendación de los doctores debíamos hacer en Buenos Aires , le dije que capaz cuando mi hijo sea más grande, después de eso apareció un donante anónimo que no quiere ser nombrado que es misionero”.

Recordó que muchas personas se acercaron pero después de pedir la información desaparecían, “muchas veces los políticos se comunicaban conmigo me pedían una foto y nunca más se comunicaban conmigo (…) la verdad que existen héroes y solo Dios pone las personas en el camino”.






Comentarios