Las incógnitas sobre el avión venezolano-iraní siguen creciendo en los últimos días. Ahora se conoció cómo las autoridades uruguayas rechazaban el aterrizaje de la aeronave en el aeropuerto de Montevideo. El audio entre el piloto y el controlador aéreo se conoció en las últimas horas, lo que llevó a más cuestionamientos para con el Gobierno.

La conversación entre el controlador aéreo y el piloto de la nave dura un total de 5 minutos 41 segundos, donde por momentos no se entiende qué es lo que hablan, pero si se llega a identificar el porqué no autorizan su llegada. “Hay un problema con su permiso”, se escucha decir al funcionario uruguayo.

El Boeing 747-300M que está varado en Ezeiza mientras avanza una investigación contra los tripulantes y sus vínculos.

El audio del intercambio se dio a conocer gracias a la difusión del Ministerio de Defensa de Uruguay, que intentó explicar el motivo por el que no autorizaron el aterrizaje.

Todo esto sucedió el pasado 8 de junio, cuando el avión debió regresar a Buenos Aires tras la negativa de poder ingresar al espacio aéreo uruguayo para poder cargar combustible. Tras el rechazo, tuvo que volver a la capital argentina y encendió las alarmas.

Desde el 10 de junio, las autoridades argentinas decidieron que el avión quede retenido en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde también se puso en custodia a los tripulantes, entre los que había cinco iraníes.

El piloto del avión tiene vínculos con fuerzas terroristas

Con el correr de los días, se conoció que Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión venezolano-iraní retenido en Ezeiza, está “asociado” a la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní y al Hezbollah del Líbano, ambos acusados por el atentado contra la AMIA.

Un informe del FBI reveló los vínculos entre uno de los pilotos del avión iraní, Gholamreza Ghasemi, y agrupaciones terroristas.

La investigación de la causa está a cargo del juez Federico Villena, que recibió un informe del FBI, la agencia estadounidense, donde confirma los vínculos con las asociaciones terroristas que se adjudicaron los atentados en la década de los noventas.

Desde la DAIA pidieron que el Gobierno Nacional tiene que “tomar con seriedad” el informe realizado por el FBI estadounidense. “El FBI es una institución seria y, si manda este informe, es porque tienen los elementos para mandarlo”, señaló el secretario general, Alejandro Zuchowicki.