Avión venezolano-iraní: con autorización de la Justicia argentina, el FBI allana la aeronave

El avión de la empresa Emtrasur está detenido en Ezeiza desde el 6 de junio.
El avión de la empresa Emtrasur está detenido en Ezeiza desde el 6 de junio. Foto: Instagram

Ya esta agencia del gobierno norteamericano había solicitado realizar este allanamiento el mes pasado por “violaciones de las leyes de control de exportaciones de Estados Unidos”.

Tras el aval del juez federal Federico Villena, el FBI decidió allanar el avión venezolano-iraní detenido en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza desde el pasado 6 de junio.

El FBI emitió una orden para allanar e incautar el avión venezolano-iraní. Foto: AP/Archivo.
El FBI emitió una orden para allanar e incautar el avión venezolano-iraní. Foto: AP/Archivo.

Se dio el visto bueno por parte de la Justicia nacional el pedido de incautación de la aeronave. Esta solicitud había surgido a partir de una orden norteamericana.

El FBI allana el avión de Emtrasur

Tan solo unos días atrás, el 19 de julio, el tribunal de Justicia del Distrito de Columbia emitió el pedido de incautación de la aeronave, acción que fue avalada por Federico Villena, juez a cargo de la causa.

La orden procurada por este tribunal indicaba que “el avión está sujeto a decomiso en base a violaciones de las leyes de control de exportaciones de Estados Unidos relacionadas con la transferencia no autorizada del avión de Mahan Air”.

También se conoció una carta propia de senadores republicanos norteamericanos, interpelando al fiscal Merrick B. Garland para que “responda y ayude a la Argentina”.

El avión de Emtrasur, con tripulantes venezolanos e iraníes, permanece inmovilizado en Ezeiza.
El avión de Emtrasur, con tripulantes venezolanos e iraníes, permanece inmovilizado en Ezeiza.

Lo que plantea el Tribunal de Columbia es que desde el año 2008 ya fue emitida “una orden de denegación que prohíbe a Mahan Air participar en cualquier transacción que involucre cualquier producto exportado de Estados Unidos”.

Explican que el avión fue fabricado en los Estados Unidos, por lo que debería haber surgido una autorización de este país para que se produzca la transferencia de “custodia y el control” del transporte aéreo, que pasó de Mahan Air a Conviasa.

Como punto clave, el Tribunal esgrime que “se produjeron violaciones adicionales de las leyes de control entre febrero y mayo de 2022, cuando Emtrasur reutilizó la aeronave” con rumbo a Caracas, Moscú y Teherán.