En los próximos días comenzarán a licitarse los primeros nueve espacios educativos (CMI) para la primera infancia, financiados por el gobierno nacional, uno de esos centros se hará en Pérez, pero se licitará en una segunda etapa.

En una primera instancia se edificarán en Rafaela, Reconquista, Vera, Tostado, Gálvez, Las Rosas, El Trébol, Fighiera, y Cañada de Gómez y en una segunda etapa, se harán en Pérez, Santa Fe, Desvío Arijón, Gato Colorado, Rosario y Capitán Bermúdez. La inversión global supera los 330 millones de pesos, y cuentan con un plazo de ejecución de 240 días calendario.

Al respecto, la ministra Silvina Frana destacó el trabajo conjunto con el gobierno nacional a fin de fortalecer la infraestructura educativa para la primera infancia: “Cuando se logran concretar estas agendas de trabajo, significa una instancia virtuosa que permite dar inicio a una obra que va a transformar y dar oportunidades de desarrollo a las niñas y niños desde la primera infancia. Estamos construyendo el futuro para que muchos niños y niñas accedan a la educación, la promoción y protección de derechos, reduciendo las inequidades territoriales existentes”.

“Transformar realidades generando políticas públicas que permitan la igualdad de oportunidades a las poblaciones más vulnerables, atendiendo el crecimiento y desarrollo de los niños, habla de un Estado presente y esto es lo que impulsa tanto el gobernador Omar Perotti como el presidente Alberto Fernández, con acciones concretas y con obras que promuevan una atención integral para el desarrollo, la estimulación temprana y la psicomotricidad”, cerró Frana.

¿Cómo son los CMI?

A través del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, se puso en marcha la “Red de Infraestructura del Cuidado”, con foco en la salud, los géneros y la niñez.

Los CDI son resultados de un trabajo conjunto de los Ministerios de Obras Públicas y de Desarrollo Social de la Nación, que en una primera etapa construirán unos 300 centros en todo el país, con el objetivo de reducir las brechas existentes de pobreza, género e inequidades territoriales.

Estas unidades educativas contarán con una superficie de 220 metros cuadrados, e incluirán a niños y niñas de 45 días a 4 años de edad, que funcionarán en dos turnos con capacidad de albergar 48 personas por turno, para recibir asistencia nutricional, estimulación temprana y psicomotricidad.

El prototipo tipológico propuesto cuenta con: planteo arquitectónico desarrollado en un solo nivel con una circulación principal que estructura las distintas actividades; área de administración con baño privado; cocina y depósito con ingreso propio para proveedores y personal; una sala maternal (de 45 días a 1 año) y lactario; una sala de deambuladores (1 año a 2 años); una sala de 2 años a 3 años adaptable para funcionar como comedor; una sala de 3 años a 4 años adaptable para funcionar como comedor; un bloque sanitario para infantes, además de un sanitario específico para personas con movilidad reducida; y patios internos que adecúan las condiciones ambientales requeridas, que contarán con espacios lúdicos y juegos infantiles.