Finalmente a las 11.45 (hora de Israel) se llevó a cabo la conversación aclaratoria en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel a la que había sido convocado el embajador de Argentina Sergio Urribarri tras el voto en la ONU a favor de la organización terrorista Hamas que opera desde la Franja de Gaza.

El ex gobernador, fue convocado por el gobierno de Benjamin Netanyahu para demostrar el malestar del Estado de Israel respecto a la Argentina por haber avalado la creación de una comisión investigadora de presuntos crímenes de guerra cometidos al enfrentar la avanzada terrorista de la organización Hamas, según informó Infobae. Urribarri fue recibido por el director general adjunto para América Latina y el Caribe, Modi Ephraim, quien explicó al entrerriano que la cercanía diplomática entre ambos países tiene que tener un correlato cuando se produce una ofensiva del terrorismo árabe en los escenarios multilaterales.

Cuando votó a favor de Hamas, Argentina se alineó con China, Rusia, Cuba, Bolivia y Venezuela, y se puso en la vereda de enfrente de Alemania, Francia, Italia, Holanda, Gran Bretaña, Brasil y Uruguay. Fue una decisión geopolítica que sorprendió a Estados Unidos, la Unión Europea y a los socios del país en el Mercosur.

La defensa de Urribarri

Durante el encuentro, Urribarri explicó la agenda diplomática del Alberto Fernández. El embajador ratificó que el Presidente busca consolidar las relaciones bilaterales entre ambos países y profundizar los vínculos con la comunidad judía de la Argentina. “Como jefe de Estado, recién asumido, Alberto Fernández visitó Israel en enero de 2020. Ese es un gesto de muchísimo valor diplomático”, destacó.

“Nosotros tenemos muchísimo respeto a Michelle Bachelet (Alta Comisionada de la ONU), y ella fijo una posición internacional sobre el conflicto en Medio Oriente que avalamos. No hay ninguna intención de perjudicar a Israel, es nuestra agenda multilateral”, argumentó el ex gobernador entrerriano.

Urribarri también subrayó que hay “una agenda positiva” y de “cooperación” entre ambos países con algunos “proyectos importantes” como la “producción de la vacuna Brilife en la Argentina” a través del hospital Hadassah en Israel.