La faltante en el suministro de agua potable en la capital entrerriana es un problema por estos días en diversos barrios de la ciudad; la bajante histórica del río Paraná impide que las bombas puedan captar agua cruda para su posterior tratamiento. Al respecto, el intendente Adán Bahl detalló que la bomba del muelle Nº1 es la más perjudicada y es la que provee de agua cruda a la planta de Avenida Ramírez. “Como no llega el agua cruda tenemos inconvenientes por problemas de presión y el suministro no abastece a los barrios de mayor altura y la zona del centro”, afirmó.

El intendente explicó que hace meses se iniciaron los trabajos en una obra que permitirá independizarse de la altura del río para obtener el agua, “restan 60 días para que los trabajos culminen y se trata de “colocar una bomba en un muelle cuya profundidad en mayor”, dijo a ElOnceTv. Teniendo en cuenta el tiempo que falta para que la solución definitiva esté operativa, Bahl pidió solidaridad de todos los paranaenses, “es una situación de crisis hídrica de Paraná. No se puede solamente administrar por manejo de válvulas porque no hay presión suficiente”.

Por otro lado, para solucionar el problema de manera transitoria hasta que esté lista la obra definitiva, la Municipalidad realizó un dique que posee una capacidad de un 1.500.000 de litros de agua y llega el agua a través de una bomba, “Vamos a colocar dos más a los efectos de tener bombas de seguridad, si bien es una solución temporaria vamos a seguir captando agua cruda para la planta de avenida Ramírez”, explicó Bahl.

Tenemos dos soluciones, una transitoria, la del dique, y otra permanente, la del traslado de la bomba”, expresó el intendente y agregó que “la ciudad está en una situación de crisis hídrica y no se puede solamente administrar el suministro por válvulas porque no hay presión suficiente, los paranaenses que si tienen agua deben ser responsables con el uso”.