Yanina Lescano recibió una pena de 16 años de cárcel por ser autora material y responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo; su pareja y padre de la menor, Miguel Ángel Cristo, fue condenado a cadena perpetua.


Finalmente se conoció la sentencia por el crimen de la menor Nahiara Cristo que en febrero de 2019 murió luego de que todos sus órganos fallaron tras ser torturada durante meses por su padre. Este jueves, la justicia provincial resolvió condenar a cadena perpetua a Miguel Ángel Cristo por matarla “con violencia inusitada”; mientras que su pareja, Yanina Lescano, fue condenada a 16 años de prisión por ser considerada autora material y responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo.

En la sentencia, Cristo fue considerado por unanimidad autor material y penalmente responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo con ensañamiento y alevosía de su hija Nahiara, que entonces tenía dos años, informó Elonce. En su fallo, el juez Gervasio Labriola, argumentó: “Desplegó durante un período de tiempo de más 40 días un accionar positivo para ejecutar de manera crónica y sistemática actos de inusitada violencia contra la víctima utilizando elementos duros y romos, líquidos calientes, elementos redondeados e incandescentes, elementos para atarla comprimirla e inmovilizarla”.

A causa de la emergencia sanitaria, la condena fue mediante videoconferencia.

En relación a Yanina Lescano, que se convirtió en “la hermana de otra vida” de Nahir Galarza mientras compartían la unidad penal a la espera del juicio,  el Tribunal la acusó como autora material y responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo, mediando circunstancias extraordinarias de atenuación que, a su entender, explican el “estado de indiferencia o ajenidad” de Lescano frente a la situación de Nahiara.

Por otro lado, los letrados descartaron la “violencia de género y sumisión” de la que Lescano decía ser víctima en su relación con Cristo. No obstante, se consideraron nueve atenuantes a la hora de establecer condena. Entre ellos, los jueces refirieron una “vulnerabilidad extrema”, que fue institucionalizada desde muy chica, que tuvo nulo o escaso contacto con sus padres y que sufrió falta de referentes afectivos de su confianza. “Todo esto dejó huellas en su psiquismo, lo que fue acreditado mediante las pericias”, argumentó Labriola.

La hermana, testigo clave
Durante el debate de la causa resultó clave el testimonio de una de las hijas biológicas de Lescano que presenció actos de tortura de Cristo a Nahiara. Según se pudo saber, al día siguiente de la muerte de la menor, la hermanita contó: “Papá le pegaba a Nahiara porque se portaba mal. No le hacía caso, le pegaba fuerte con la mano y con el cinto. Ella no lloraba, se la aguantaba”.

El relato que hace la hermana resulta estremecedor y pinta de manera clara el infierno que debió padecer Nahiara; “Le pegaba todo el día, en todo el cuerpo. Tenía sangre, después se secaba, después había sangre de nuevo. Tenía lastimado los pies, porque le pegó todo el día en los pies. No podemos sentarnos en una silla, es de Nahiara, está toda con pis y sangre”, narró la hermana en relación al trato de Cristo hacia Nahiara.




Comentarios