Si hay dos obras de la ingeniería que se destacan por su osadía y su transcendencia en el siglo XX son la construcción del Túnel Subfluvial y la reconstrucción de Federación; la primera en la costa del Uruguay y la segunda en las profundidades del Paraná. Ambas hazañas comparten también a una de las personas que les dio vida y dirigió su camino hacia la realización.

Se trata del Ingeniero Civil Juan Seba que falleció este fin de semana a los 88 años. El profesional fue Director de Obra del Túnel Subfluvial y también dirigió la construcción de la nueva ciudad de Federación.

Ambas obras marcaron un antes y después en la historia provincial, pero también a nivel nacional e internacional. Por un lado la construcción del Túnel Subfluvial Raúl Uranga-Carlos Sylvestre Begnis significó un hito y un verdadero símbolo de progreso. Además de conectar a las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, constituyó el primer nexo efectivo de comunicación entre la Mesopotamia argentina y el resto del país. Sumado a esto la hazaña que significó su construcción.

Por otro lado, la construcción de la Nueva Federación implicó el desarraigo y el comienzo de una nueva vida en otro lugar mientras los pobladores veían como sus casas e instituciones locales quedaban bajo agua. Fue en la década de 1970 cuando la población de la ciudad tuvo que ser trasladada unos pocos kilómetros hacia el noroeste al ser anegados sus terrenos por la construcción de la represa de Salto Grande y se construyó su actual emplazamiento, inaugurado en 1979. Antes del llenado del embalse, que se inició el 1 de abril de 1979, se demolió el viejo pueblo cuyas ruinas quedaron bajo agua.