Esta mañana familiares y amigos de Daniel Alejandro Acosta (22) conocido como Charly, el cual fue atropellado en octubre pasado, volvieron a salir a las calles en Jardín América pidiendo que se agilice la causa ya que no ven ningún avance.

El siniestro ocurrió el último 17 de octubre, cuando la víctima caminaba junto a su amigo de 24 años a la vera del kilómetro 1.435 de la ruta nacional 12, en Jardín América. Donde fue impactado por un vehículo que no se detuvo a asistir al joven y se dio a la fuga,

“Nosotros queremos que se haga justicia, que el que chocó y mató a mi hermano pague por lo que hizo, eso es lo único que queremos”, sostuvo Ivana Acosta, hermana de Charly.

Comentó que aún no han visto al principal sospechoso. “Sabemos su nombre y apellido pero no sabemos ni como es, incluso nunca hubo disculpas de parte suya o de un familiar de él”, argumentó.

La causa sigue en trámite y la familia exige más agilidad en el tema. “Queremos que se resuelva este año, no podemos esperar más, solo pedimos que ese hombre vaya a la cárcel y cumpla por el delito que cometió”.

Realizaron una nueva marcha pidiendo justicia por Charly en Jardín América.

El siniestro que terminó con la vida del joven ocurrió a las 5.10 del último 17 de octubre, justo en día de la madre, cuando la víctima caminaba junto a su amigo de 24 años a la vera del kilómetro 1.435 de la ruta nacional 12, en Jardín América.

Charly fue impactado por una Renault Duster de color oscuro cuyo conductor no se detuvo para prestar asistencia al peatón al que habría embestido.

El amigo llamó a la policía y a los pocos minutos se hicieron presentes junto a la ambulancia de Bomberos Voluntarios, quienes trasladaron al herido al hospital de Jardín América, el cual fue ingresado inconsciente, con politraumatismos y traumatismo de cráneo.

Tras lograr estabilizarlo lo derivaron al hospital Ramón Madariaga de Posadas, donde falleció al día siguiente.

Días después el supuesto conductor y el vehículo involucrado, con evidentes daños de una aparente colisión, fueron localizados en la avenida Culmey de Puerto Rico.

El juez Sena ordenó el secuestro del rodado y que el propietario fuera llevado a la comisaría de Jardín América para las actuaciones respectivas de identificación, que entregue su teléfono para cotejar sus movimientos y que fuera liberado, pero supeditado a los movimientos del expediente.