Este domingo a la madrugada efectivos de distintas dependencias y divisiones especiales fueron alertados de una fiesta clandestina en la que participaban un poco más de 80 personas. La misma se llevaba a cabo en la Avenida Andresito de Oberá.

La Policía se dirigió hasta el sitio en donde los efectivos dialogaron con el dueño de la casa, un hombre de 31 años, quien manifestó que era su cumpleaños negando que sea otro tipo de evento. Luego, se entrevistó a varios jóvenes que contradijeron el testimonio del propietario, reconociendo que habían pagado entrada para ingresar al evento.

La fiesta había sido organizada a través de las redes sociales contando con la presencia de un DJ. Como consecuencia, el personal policial se percato de la falta de medidas sanitarias de bioseguridad, ninguno de los presentes contaba con barbijo. Se pidió la actuación de l Comisaria Seccional 2da por cuestiones de jurisdicción.

Fuente: Primera Edición