Pedro Darío Pietrowski de 52 años volvió a negarse a comparecer ante el juez, esta vez faltó ayer al recurso presentado por su abogado defensor. Por ello, el ex intendente y ex diputado de Misiones, sigue en rebeldía y con una orden de detención en su contra.

Sobre Pietrowski pesa una orden de detención desde julio para ser juzgado por delitos de violencia de género cometidos en contra de su ex pareja. Además también se lo acusa por desobediencia ya que con esta falta, es la cuarta vez que se niega a comparecer en menos de seis meses.

Esta vez, el ex funcionario no apareció al habeas corpus presentado en los últimos días por su abogado defensor, Ricardo Skanata.

Recurso que debía resolverse ayer, por lo que la titular del Juzgado Correccional y de Menores Uno de Posadas, Marcela Leiva, en calidad de subrogante, lo citó a una audiencia resolutoria a las 9 de la mañana, en la sede tribunalicia.

Sin embargo, aunque el abogado Skanata estuvo a horario, Pietrowski no apareció por lo que la audiencia debió ser suspendida 25 minutos después.

Pedro Darío Pietrowski fue denunciado por su ex esposa e hijos por violencia de género y amenazas de muerte.Misiones Online

En los argumentos expuestos en el habeas corpus, Skanata sostuvo que la orden de detención “es ilegítima” en razón de que “se ha dictado sin que se encuentre firme la resolución que funda la misma y que refiere el delito de amenazas que la originara, encontrándose a la fecha prescripta la acción relativa al hecho por el cual se ordenara dicha detención”.

“Respecto al delito restante que originara la causa acumulada y que pudiera resultar subsistente, ha sido solicitado a su respecto el instituto de la probation sin que recibiera el debido trámite”, agregó Skanata afirmando finalmente que “no existe respecto a Pietrowski sentencia firme que haya vulnerado su estado de inocencia garantizado por la Constitución Nacional y Tratados Internacionales integrantes del Bloque de Constitucionalidad y que permita sostener su detención”.

El ex legislador está imputado en dos causas: una por amenazas y otra por desobediencia. Ambas corren riesgo de prescripción y es por ello la urgencia de su detención, aunque se sospecha que su estrategia sería dilatar su juzgamiento hasta que, efectivamente, ambas prescriban.

Las autoridades policiales y judiciales volvieron a reiterar el pedido de colaboración a la comunidad, con el objetivo de que quien tenga información veraz que conduzca al implicado lo reporte en comisarías o ante el servicio de emergencias 911.