En la jornada de ayer jueves, una vivienda en San Ignacio, terminó consumida por un incendio luego de que, por un descuido, una brasa de un asado que estaban realizando saltó sobre un colchón que estaba apoyado sobre una de las paredes. La casa era totalmente de madera por lo que el fuego se propagó con rapidez, destruyéndola por completo.

Personal de la comisaría local recibió el pedido de asistencia a las 14:45 horas. En ese momento una comisión policial se dirigió hasta la vivienda ubicada en la esquina de las calles Paraguay y Lavalle, donde constataron el incidente.

Los policías fueron recibidos por el dueño de la casa, identificado como Aníbal, de 54 años, quien explicó a los uniformados que minutos antes, junto a otro hombre, de nombre Yoni, realizaba un asado y que tras un descuido, una brasa inició fuego en un colchón.

Personal de bomberos voluntarios de San Ignacio controlaron las llamas y sofocaron el fuego. Además se presentó en el lugar Fabio Caballero, un empleado de la dirección de Acción Social del municipio, quien se comprometió a asistir al damnificado.