El pesaje arrojó nueve gramos de cannabis que eran destinados para un interno.


Una mujer intentó ingresar marihuana para un interno en la Unidad Penal II de Oberá. Sin embargo, la droga fue detectada por “Jake”, el can especializado del Servicio Penitenciario Provincial.

El estupefaciente estaba oculto dentro de un par de zapatillas y la intención de la involucrada fue frustrada por el olfato de “Jake”, quien habitualmente es parte de las requisas de elementos y alimentos que traen para los internos.

En el penal intervino la división Toxicomanía de la Unidad Regional II de la Policía de Misiones, que corroboró la sustancia que pesó 9 gramos. Las actuaciones fueron elevadas al Juzgado Federal de Oberá que dispuso que la mujer implicada sea citada para comparecer ante esos estrados.




Comentarios