Cansados de la inseguridad, en el barrio Kindgren instalaron el mensaje y amenazaron con hacer justicia por mano propia.


Vecinos del barrio Kindgren, de Oberá cansados por los constantes hechos de robo por parte de los mismos delincuentes que entran y salen, colgaron un muñeco en un poste este sábado a modo de advertencia para quienes quieran delinquir.

“Es el primer muñeco para amedrentar delincuentes. Representa las medidas por mano propia ya que no encontramos apoyo judicial”, afirmaron los vecinos al portal Oberá Online.

Según explicaron, “en todos los casos son hurtos, lo que para el sistema judicial garantista que rige en el país, es un delito menor excarcelable y aunque acumulen decenas de causas, ninguna llega a juicio, por tanto no hay condena y pueden ser liberados en un máximo de tres días”. En el barrio ya tienen identificados a 15.

“Es lamentable lo que está pasando, estos abogados trabajan con los delincuentes, la justicia no hace nada, cada vez que se detiene a un delincuente ya le está esperando los abogados en la comisaría, a los dos días los liberan y así siguen robando, es salvaje lo que roban, todos los días, total los jueces viven en casas cerradas, los pobres vecinos sufren, los jueces tienen que mirar los prontuarios que tienen los delincuentes”, manifestó el presidente de la Comisión barrial de Villa Kindgren, Carlos Acuña esta semana a Infober.




Comentarios