La docente de 43 años, Gladys T., realizó la denuncia a la policía alegando que fue víctima de una estafa, la cual también afectó a 2 de sus familiares. Le hicieron creer a la mujer que tenía aprobada una devolución de haberes y le pidieron que cambie su token de segurida para obtener préstamos a su nombre

En base a la información provista por la policía, la llamada fue realizada por dos hombres, los cuales se identificaron como Juan Conte, abogado de Anses y Camilo Palacios, también del organismo. En esta conversación le hicieron creer a la mujer que tenía aprobada una devolución de haberes por el valor de 98 mil pesos, y para lo cual tendría que dirigirse a un cajero automático del Banco Macro a realizar algunos trámites con su tarjeta de débito.

La víctima detalló que luego de ingresar su clave de seguridad, uno de los hombres le da otro código para que ingrese y cambie su token de seguridad bancaria. Sospechan que en este momento fue en donde se concretó la estafa por el monto de 135.400 pesos, distribuido en ocho préstamos que fueron aprobados.

Además, la docente también ingresó las tarjetas de crédito de su suegro y su madre, en las cuales también se produjeron irregularidades. Dichas estafas también fueron denunciadas, en el caso de Carlos (suegro) por la suma de 48.000 pesos y de Milda (madre) por la de 17.300.