En el marco del temporal que azotó la provincia de Neuquén y en la zona norte aún más, la zona del paraje Las Ramadillas, a unos 15 km de Varvarco, se cubrió por completo de nieve y un hombre tuvo que crear un camino entre tanta nieve para que sus chivas puedan alimentarse.

//Mirá también: La historia de un joven autista que produce música propia junto a su maestra

Sucedió en los últimos días, cuando Don Mayorino, un neuquino de 67 años se preocupó por el estado de sus animales y abrió camino entre la nieve de 70 kilómetros para que las chivas puedan dirigirse hasta la costa del río Varvarco en las cercanías de las lagunas de Los Cerrillos. Se trata de un rincón donde había pasto porque no cae tanta nieve.

Un hombre abrió un camino entre la nieve de 70 km para que sus chivas puedan alimentarse

El hombre contó en diálogo con el Diario de Río Negro que para comenzar a armar el camino, en las primeras horas del martes salió y en dos días pasó cruzó maravillas como el cañadón del Atreuco, el del Covunco, pasó por Aguas Calientes, la capilla de Ailinco, e ingresó luego al cajón del Varvarco y de ahí hizo10 km más hasta llegar al puesto que le prestó un criancero amigo de Los Cerrillos.

Además, contó que el primer día fue acompañado por su esposa, Doña Berta, con quien tiene cinco hijos, incluso uno de ellos, se quedó en la invernada al cuidado de los caballos y las chivas y ovejas que no estaban en condiciones de soportar la travesía.

Un hombre abrió un camino entre la nieve de 70 km para que sus chivas puedan alimentarse

Don Mayorino hizo un alojo de una noche en Ailinco y después siguió. Es el único criancero allá arriba ahora y a la noche, acompañado por sus perros, vigila a sus animales porque hay mucho puma en esa zona”, relató Martín, el fotógrafo que lo acompañó ante semejante trayecto.

Un hombre abrió un camino entre la nieve de 70 km para que sus chivas puedan alimentarse

Por último, el audaz hombre logró el objetivo de ayudar a sus chivas a llegar a destino, y por su parte, vivió una gran aventura en contacto de lleno con la naturaleza, el frío, y su perseverancia y constancia.