A casi un mes de que se reglamentara la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), en el Hospital Heller de Neuqué se realizaron 26 abortos. La mayoría de los procedimientos se realizaron bajo tratamiento con Misoprostol, según detalló la médica integrante del equipo de IVE del centro neuquino Katerina Milone.

Además comentó que hubo incremento de consultas desde el 26 de enero pero que no fue un “aluvión” de mujeres interesadas en el procedimiento, detalla LMNeuquén. Los abortos que se concretaron fueron en pacientes con un período de gestación que va entre las cinco y 13 semanas: en 23 casos se suministró Misoprostol sin tener que ser internadas ya que siguieron el proceso en sus casas.

Los tres casos restantes se concretaron a través de la práctica de aspirado manual intrauterino. “Esto depende de lo que prefiere la persona, explicando antes los riesgos que implica cada práctica”, remarcó la profesional. Además comentó que los casos de arrepentimiento una vez ingresadas en al centro de salud “son los menos” y que “cuando la decisión está tomada, no cambia”.

Cómo es el procedimiento

Según detalla Milone, la paciente llega al hospital y se le realiza una ecografía para especificar el tiempo de gestación, también se realizan análisis en el laboratorio y un control ginecológico. Una vez concretada esta fase, se explica como va a ser el procedimiento, se advierte de los riesgos y se define como proseguir.

“También se habla en la primera consulta de anticoncepción, para saber qué falló para llegar a un embarazo no planificado y qué opciones hay para mejorar esto”, detalló la médica con el objetivo de prevenir estas situaciones a futuro.

En cuanto a la objeción de conciencia, señaló que “en el hospital contamos con un servicio heterogéneo, pero tenemos a los profesionales que llevan adelante las IVE. Hemos hecho un trabajo de muchos años para que eso pase y se garantice la práctica”.