Este jueves el Gobierno de Mendoza decidió anular la ley provincial n° 8116, la cual prohibía la venta de Misoprostol en todas las farmacias de la provincia. El ministerio de Salud consideró que esta ley vulneraba los derechos consagrados en la nueva norma.

La resolución señala que la ley 27.610, que regula la interrupción voluntaria del embarazo, establece las formas para acceder a este derecho. Por otra parte, se consideran las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, entre otros entes internacionales, que sostiene que el misoprostol “resulta ser un medicamento esencial” para la IVE por su eficacia y seguridad.

Asimismo, la ministra Nadal como su par de Gobierno, Víctor Ibañez, resolvieron que la norma que prohibía la venta en farmacias de este medicamento “resulta inaplicable”.

El misoprostol es una prostaglandina utilizada para la prevención de la úlcera péptica en pacientes tratados con antinflamatorios no esteroideos. Es decir, su utilización para inducir al aborto no estaba en los planes originales, pero luego se le descubrió ese uso.