Las picadas que vienen realizandose en el barrio Grande, en la ciudad de Neuquén son una procupación para vecinos y para las autoridades municipales, que decidieron prohibir la circulación de motos por dicho barrio luego del accidente que ocurrió hace 10 días.

Las críticas se multiplicaron para el intendente Horacio Quiroga, que se defendió de las mismas. "Hasta tanto se convierta en un lugar recreativo, que implica hacer curvas y tránsito serpenteado como en el parque central se decidió hacer esto. Algunos dicen que es inconstitucional y me gustaría saber por qué", indicó respecto que a partir del jueves a las 22 se prohibirá la presencia de motos desde Olascoaga en el cuadrante que va desde Aconcagua Purmamarca, entre Río Negro y La Pampa, hasta Democracia.

A pesar de esta prohibición, Quiroga admitió que "la municipalidad no se puede convertir en un cuartel de inspectores que daban ir detrás de cada tarado que anda corriendo en moto", comentó.

Por último, el jefe comunal reveló que es una medida transitoria. "Hay personas que no se comportan de forma normal, muchas tienen padres o madres que son testigos directos de lo que hacen sus hijos en la calle, y que les podrían decir que no salgan a joder a la gente, porque es imposible que los inspectores ocupen ese lugar", culminó en declaraciones a LM Neuquén.