La senadora nacional apoyó el dictamen de minoría, en relación a la ley de reforma de jubilaciones especiales.


Luego de que el Senado de la Nación aprobara el proyecto de reforma de los regímenes jubilatorios especiales del Servicio Exterior y el Poder Judicial, la senadora nacional, Lucila Crexell, apoyó el dictamen de minoría presentado por su par, Martín Lousteau, y otros representantes de la oposición.

En su intervención, Crexell fundamentó su voto en la falta de una discusión integral acerca de los problemas estructurales del sistema previsional argentino y afirmó que “nuestro sistema previsional no resiste más parches, medidas de emergencia, ni fugas hacia el futuro. Es impostergable una discusión profunda que nos permita consensuar principios e ideas estratégicas que orienten el sentido de reformas progresivas y graduales, y que coloque en el centro la cobertura universal, la equidad de las prestaciones, la sostenibilidad del financiamiento, y la previsibilidad institucional”.

La senadora remarcó “la importancia de no perder de vista los principios básicos de solidaridad, sostenibilidad y equidad, siempre importantes, pero mucho más en tiempos de crisis como el presente”. Agregó: “Tenemos un sistema quebrado, que terminó anunciando que no puede financiar la movilidad, que entrega sumas fijas, y que le dice a quienes ganan más de 20.000 pesos que recibirán aumentos cuando se pueda. Ese sistema le garantiza a menos del 5 % de sus integrantes la percepción de haberes superiores a los 200.000 pesos móviles”.

Además, se refirió a la importancia de avanzar hacia una reforma estructural que corrija iniquidades y privilegios como paso ineludible hacia un modelo más inclusivo que reconozca el esfuerzo de cada uno de los trabajadores a lo largo de su vida activa. Finalmente, en cuanto a la independencia del Poder Judicial, expresó que “ninguna reforma, por justa que sea debe generar la oportunidad para la colonización del poder judicial ni para garantizar impunidades fuera del debido proceso”.




Comentarios