En el 2014 las bombas de Fukuoka realizadas por los abuelos y la comunidad sirvieron para reforestar las localidades de Unquillo, Villa Allende y Mendiolaza.


Concientizar sobre la responsabilidad que nos cabe a cada uno en el cuidado de la tierra y el ambiente y hacernos cargo de ese cuidado va mucho más allá de la edad, la función o cargo que desempeñamos.

En 2014 el proyecto “Abrazando nuestra tierra” demostró lo potente que resultan estas experiencias y cómo las generaciones adultas y jóvenes asumen compromisos significativos; para el presente año la propuesta es relevar datos sobre lo realizado y profundizar las líneas ya iniciadas, teniendo en cuenta como quedó nuestro Valle luego de los grandes incendios del año 2019.

El Geri busca fortalecer los vínculos intergeneracionales. Dar continuidad a la concientización en relación al respeto y cuidado del entorno natural. Sostener y ampliar la trama interinstitucional generada a partir de proyectos y acciones anteriores.

En el 2014 las bombas de Fukuoka realizadas por los abuelos y la comunidad sirvieron para reforestar las localidades de Unquillo, Villa Allende y Mendiolaza las que habían sido arrasadas por una feroz creciente.

Hoy la tarea la tenemos más cerca, acá en nuestras tierras. El 21 de marzo a las 9 de la mañana, el Geriátrico Rincón Feliz invita a toda la comunidad a participar del reconocimiento de especies nativas y recolección de semillas.

El punto de encuentro será la puerta del Balneario Nido de Águila en Mina Clavero. Llevar bolsas de papel, lapicera, gorra, fruta y repelente. Durante los incendios toda la comunidad demostró el trabajo colaborativo, pero no se terminó allí, debemos recuperar nuestro monte.




Comentarios