La crisis económica que estábamos viviendo como sociedad se agravó con la pandemia del coronavirus. Provocó la perdida laboral de muchos y la necesidad de reinventarse de otros. Alejandro Palazzo vendió su viña de Santa Rosa y compró un pasaje para empezar de nuevo en Italia.

// Mira también: Viralizaron la foto de un perro congelado en la calle y piden ayuda para armar casitas

Algunas personas tomaron la decisión de probar suerte en otro país, con las esperanzas de recuperar su bienestar económico. Pero esa decisión no es sino con pérdidas.

No fue una decisión sencilla, ya que la finca que poseía Alejandro en Santa Rosa existe gracias al esfuerzo de sus abuelos, quienes fueron inmigrantes italianos que llegaron a la tierra mendocina con el mismo objetivo que tiene el santarrosino en Italia.

Tal fue la frustración de Alejandro, que recurrió a las redes sociales para expresar su tristeza. “Hoy en día con mucha tristeza y lágrimas en mis ojos, me veo obligado a hacer de mi viña, leña”, escribió el hombre en un posteo de Facebook que rápidamente se hizo viral.

El posteo de Alejandro.Facebook

De mal en peor

El hombre de 58 años se vio obligado a pensar en comenzar su vida nuevamente en otro país, ya que desde hace varios años la situación en su finca iba en decadencia.

“Nunca los pequeños y medianos productores la tuvimos fácil. Pero en 2016 un incendio en una finca vecina me quemó un espaldero de 11 hectáreas de uvas finas de las 21 que tengo y aunque traté de seguir adelante, fue imposible remontarla”, dijo Alejandro a La Nación.

Además, el viñatero señaló que no es el único productor en la misma situación. La crisis económica y la “suerte de la naturaleza”, fue una mala combinación para varios. “Hay muchos productores como yo, luchándola con mucho sacrificio”, detalló el santarrosino.

Por esa razón, el productor decidió vender todas sus posesiones e irse a vivir al país italiano. “Estoy vendiendo mis implementos, mi tractor, todo lo que tenía. No me queda otra que abrirme mi camino y volver a la tierra natal de mis abuelos”, expresó el hombre.

Pero no fue una decisión sencilla de tomar, el hombre inclusive señaló que fue inimaginable. “Con todo lo que he vivido, nunca me imagine que llegar a esta edad iba a tener que empezar otra vida en un país distinto con otras costumbres, pero me cansé”, dijo Alejandro a Vía Mendoza.

Lo único que no vendió fueron 2 de las 21 hectáreas que tenía en posesión, para dejarle a su familia aquí en Mendoza. Son cinco los hijos que quedan en Argentina, por lo que planea volver para visitarlos.

// Mira también: Productores del Valle de Uco denunciaron que las bodegas no respetan el precio

El santarrosino no tiene dudas sobre su decisión al momento. “Estoy seguro de que me irá bien porque toda mi vida trabaje y lo hago con mucha pasión. Yo voy a donde es zona rural, rodeado de viñedos y bodegas, es lo que yo se hacer, lo ame de chico”, expresó Alejandro.

Hoy a Alejandro le queda esperar al 15 de septiembre, día que tiene en su pasaje para irse del país, para comenzar su nueva vida en Italia. “Ojalá Italia me abra los brazos como lo hizo Argentina con mis abuelos”, concluyó Alejandro.