Cada otoño recordamos la tonada que describe a la perfección el paisaje y el sentimiento mendocino al ver las veredas y viñedos plagados de hojas amarillas. Esa canción, que a muchos nos remonta a nuestra infancia y adolescencia, fue reversionada por un grupo de músicos de reggae con el fin de que también sea el tema de futuras generaciones.

//Mirá también: Son músicos, vendieron todo para irse a España, pero por la pandemia se pusieron una verdulería

La banda mendocina Surco Pando hizo una reversión de “Otoño en Mendoza”, el tema que nació en 1974, y contó con el acompañamiento y aprobación del cantante Pocho Sosa. Juntos grabaron tanto la canción como el videoclip que presentaron días atrás en todas la plataformas digitales.

Surco Pando y el Pocho Sosa en plena producción. Gentileza Surco Pando.

La idea nació del saxofonista y productor de la banda, Emilio Spitz, quien conocía al Pocho a través de su padre y le propuso hacer una nueva versión de la tradicional tonada mendocina. “Hacía varios años que veníamos hablando de hacer algo, siempre pensando en Otoño en Mendoza, una canción que tanto nos representa a todos y que lo ha marcado a él”, contó el artista a Vía Mendoza sobre del inicio del proyecto.

En febrero de este año le llevaron formalmente al cantautor una maqueta del tema. El cantante la escuchó, la cantó y no tardó en darles su aprobación y en sumarse al desafío de dejar el folclore para aggiornarse a los nuevos tiempos a través del reggae.

Entre marzo y abril se juntaron en el estudio de Surco Pando, ubicado en Las Heras, donde grabaron las primeras melodías. Y con la llegada del otoño, en el mes de mayo grabaron en la finca Doña Martina el videoclip realizado por Guay producciones.

Otoño en Mendoza versión reggae

Surco Pando es una banda de reggae mendocina que nació en 2009. Está compuesta por Patricio Adaro (voz y segunda guitarra), Matías Adaro (batería y coros), Emilio Spitz (saxofón tenor), Jesús Zarate (trombón), Gonzalo Alonso (teclado), Juan Pablo González (bajo), Matías Gil (operador de sonido), Enzo Prieto (operador de luces) y José Manuel Martorell (operador de visuales).

//Mirá también: Orgullo nacional: La escuela mendocina que participó del concurso de filmes en Portugal ganó el primer puesto

Para lograr el producto final, los músicos realizaron un importante trabajo de arreglos de guitarra y de vientos e invitaron a Luciano Serpa, un guitarrista que conoce de folclore para no quitarle por completo su esencia de tonada.

“Lo asumimos con mucho compromiso y nervios porque era un gran desafío el poder estar a la altura de tremenda canción. Reversionar un tema que escuchamos tantas veces de una forma no fue una tarea sencilla, sumada a la ‘presión’, si se quiere, de saber cómo lo iba a tomar la gente”, reveló Spitz.

Pocho Sosa y Surco Pando en el estudio. Gentileza Surco Pando.

Además, resaltó la el poder nutrirse un ritmo de otro y llegar a los jóvenes y a otro público con un tema tan popular. “La idea fue acercar a nuestro público al folclore y viceversa. Y también poder darle un nuevo aire a esta hermosa canción”, comentó el saxofonista.