Rescataron a una araña pollito de los piedrazos de niños en Mendoza: ¿por qué hay que cuidarlas y no matarlas?

Una madre y su hija pudieron salvarla de quienes intentaron eliminarla.

Araña pollito rescatada del ataque de niños, en el Piedemonte mendocino.
Araña pollito rescatada del ataque de niños, en el Piedemonte mendocino. Foto: Fundación

Este lunes, la Fundación Cullunche informó mediante sus redes sociales el rescate de una de las especies más rechazadas pero fundamentales para el ecosistema del piedemonte mendocino: una araña pollito.

Este arácnido, el cual es a más grande que habita en nuestros ambientes naturales, fue salvada por una madre e hija cuando niños intentaban matarla en el piedemonte.

La mujer y niña pudieron atraparla y trasladarla al Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre con el fin de que los protectores del medio ambiente en la provincia puedan llevar a este invertebrado a un hábitat más alejado de la peligrosa civilización.

Según señalaron en el sitio, la araña pollito no es peligrosa y cumple un papel esencial para el mantenimiento del equilibrio natural.

¿Por qué es importante esta araña pollito para el ecosistema del piedemonte mendocino?

Las arañas pollitos son unas voraces depredadoras dentro de la escala alimentaria en la naturaleza. Se comen a muchos insectos, más pequeños, y que podrían convertirse en verdaderas plagas si no cayeran en las redes para servir de comida a los arácnidos.

¿La araña es un insecto?

La araña NO es un insecto, ya que taxonómicamente las arañas y los insectos pertenecen a otras clases e, incluso, a otros subfilos.

Las arañas son grupo de invertebrados artrópodos, es decir que sus patas están articuladas, y también son animales quelicerados, con lo cual presentan estructuras particulares denominadas quelíceros que son piezas bucales que les permiten capturar el alimento. Concretamente, las arañas pertenecen al subfilo de los Quelicerados, a la clase Arachnida o Arácnida (arácnidos) y al orden Araneae.

Curiosamente, comparten este último grupo taxonómico con las garrapatas, ácaros e incluso escorpiones.

¿Cuál es la diferencia entre las arañas y los insectos?

Las arañas y los insectos son invertebrados que pertenecen al filo Arthropoda, sin embargo son dos grupos lejanamente emparentados entre sí, por lo que entre ellos existen diferencias marcadas. A continuación, desarrollaremos las diferencias más relevantes entre las arañas y los insectos.

  • Número de patas: posiblemente esta sea una de las principales diferencias entre ambos grupos. Si te preguntas cuántas patas tiene una araña, la respuesta es 8 patas, mientras que los insectos cuentan con un total de 6 patas.
  • División corporal: los insectos presentan su cuerpo dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen. Por el contrario, las arañas poseen un cuerpo dividido en dos regiones o tagmas: el prosoma y el opistosoma, a veces llamado abdomen.
  • Mandíbulas: los insectos presentan mandíbulas con las cuales pueden masticar el alimento mientras que las arañas, como mencionamos anteriormente, presentan quelíceros, un par de piezas bucales que le permiten sujetar el alimento.
  • Pedipalpos: se trata de un par de apéndices específicos de la clase Arachnida. En particular, los machos de muchas especies de arañas utilizan los pedipalpos durante el cortejo, para atraer a la hembra. Contrariamente, los insectos no presentan pedipalpos.
  • Aparato venenoso: las arañas tienen veneno que excretan por los quelíceros y facilita su alimentación. En cambio, no todos los insectos presentan veneno, pero aquellos que lo poseen lo inyectan desde el abdomen y no desde la boca.
  • Producción de seda: todas las arañas producen seda desde la parte posterior del abdomen. Sin embargo, solo algunas larvas de insectos son capaces de producir seda. Aquí puedes conocer a los Animales que producen seda.
  • Ojos: los de las arañas son ojos simples mientras que los ojos de los insectos son ojos compuestos.
  • Antenas y alas: los insectos presentan un par de antenas y algunas especies presentan un par de alas. Por su parte, las arañas no tienen ni antenas ni alas.
  • Desarrollo: las arañas presentan un desarrollo directo, sin estadios larvales y las crías se asemejan en forma a los adultos, solo que son de menor tamaño. En contraste, la mayoría de los insectos sufre distintos estadios larvales hasta alcanzar la condición de adulto, es decir, hacen la metamorfosis.

Temas Relacionados